LA VÍBORA

LA VÍBORA
Alanis Morissette
Foto: Suministrada

Pobre Paulina Rubio, sino le llueve, le llovizna. Ahora sí que esta oxigenada y ha de andar que no le calienta ni el sol, y todo por deudora. Bueno, es que a Pau eso del asunto del dinero le pone muy nerviosa. Es la mujer de las demandas. Se las hacen, las hace y, todo, por dinero. Ahora no puede pisar suelo español porque una casa productora ha solicitado a un juez su detención por deberle 45 mil euros. Esto sí que le ha debido hasta cambiar el color de los pelos. Con el temperamento de Pau y ahora sin chamba fija, pues sí que le llueve sobre mojado. Que flojera me dan últimamente las celebridades. Para todo quieren mandar comunicados de prensa y, de ese modo, según ellos, no dar declaraciones directas a la prensa y pedir respeto por su privacidad. ¿Que payasadas son esa?! El caso más reciente es el de la cara de polvorón casero —por lo pálido— de Angelique Boyer, que mandó un comunicado por Twitter para anunciar que había terminado con su novio, el vejestorio productor —que bien podría ser su padre o su abuelo— Alberto “El Güero” Castro. ¡Ai! Que no va a dar declaraciones y que por eso ambos mandan el comunicado. Y luego anda mandando mensajitos, de que el tipo es un gran hombre y que lo respeta y lo quiere. “¡Patrañas!”, dijo mi abuela. Es contradictorio: Lo hacen público pero en su misiva piden “respetar” su privacidad; pues entonces que se calle la bocota. Total de cualquier modo nos vamos a enterar y, además, de cualquier manera no podrán quitarse de encima a los reporteros. ¿Será que por eso lo hacen?

¿Y qué onda con… Alanis Morissette? Resulta que demandó a la mujer de sus confianzas, a la que dejaba a cargo de su casa y de su hijo, cuando ella y su marido se iban de gira. Ella es María García , su exama de llaves, a quien demandó por supuestamente robarle un perro. ¿Pueden creer eso? No crean que el animalito es una finura, así, como para poner en riesgo el empleo y el prestigio. Es un perro Chihuahua que ni puro es, está cruzado no sé con que otra rareza. Bueno, resulta que en un tiempo Alanis no lo quería en su casa y pidió a María que se lo llevara a la de ella, pero no queda claro si luego se lo pidió o un día se levantó con ganas de abrazar al perro. El caso es que la cantante la acusó de robo ante la policía de Los Ángeles y la culpó de querer presentar cargos en su contra. Ahora, la pobre sirvienta no sabe cómo enfrentar el asunto, porque está demandada por 25 mil dólares que no sabe ni de dónde sacar para pagar, y está pidiendo donaciones. Alanis te pasas. La verdad, no creo que esta mujer ponga en juego un buen empleo por un perro que ni fino es y que, además, está enfermo.