Posponen sentencia de Rizzo, exadministrador de Bell

La defensa de Robert Rizzo aparantemente está tratando de evitar que lo sentencien antes que a su subalterna Angela Spaccia, cuyos abogados también lograron postergar su sentencia
Posponen sentencia de Rizzo, exadministrador de Bell
Robert Rizzo, exadministrador del gobierno de Bell
Foto: Isaías Alvarado

La sentencia de Robert Rizzo, el antiguo administrador del gobierno de Bell, señalado como la “mente maestra” en el escándalo de corrupción que estalló en 2010, se pospuso para el próximo mes.

Su defensa indicó hoy que está tratando de “cerrar” el caso lo antes posible, pero no quiere dejar cabos sueltos. Los fiscales no refutaron tal petición y la jueza Kathleen Kennedy concedió programar la sentencia para el próximo 16 de abril.

“Estamos haciendo todo lo posible para que acabe [el juicio] lo más pronto posible”, dijo James Spertus, abogado de Rizzo, quien no contendió los 69 cargos criminales en su contra, poniéndose frente a un posible castigo de 10 a 12 años en prisión, que sería el más alto jamás visto en un caso de corrupción.

Hasta su renuncia en julio de 2010, Rizzo recibía un salario anual de $1.18 millones de dólares, siendo entonces el funcionario mejor pagado del país, incluso por encima del presidente Barack Obama.

Esto mientras la localidad para la cual trabajó se dirigía a la insolvencia económica.

A él se le acusa de planear el desfalco millonario contra Bell, incluyendo la elaboración de su propio contrato laboral, el cual nunca fue aprobado por el concejo de la ciudad, con la complicidad de otros funcionarios.

A la salida de la Corte Superior de Los Ángeles, Rizzo no quiso dar una declaración. Serio, el hombre de estatura baja y sobrepeso caminó por el bulevar Temple. Dentro del tribunal, él sólo respondió “sí, su señoría”, al ser cuestionado por la jueza sobre si estaba de acuerdo con el cambio de fecha para la lectura de la sentencia.

A la jueza Kennedy le extrañó que el caso aún siga abierto y lo ironizó de esta manera: “es como si se planeara una fiesta, todos vienen y no pasa nada”.

La estrategia del abogado de Rizzo parece estar enfocada en que se castigue primero a Angela Spaccia, quien fuera la segunda al mando en el ayuntamiento de Bell, y cuya sentencia se pospuso para el próximo 21 de marzo, también buscando que concluyera antes el juicio contra Rizzo.

La Fiscalía del condado pidió a la corte hace unas semanas que ella restituya más de $8 millones de dólares y que se le imponga la sentencia más dura posible, de casi 13 años en la cárcel. Si ello se atiende, Spaccia permanecería tras las rejas incluso más tiempo que su exjefe.

Un jurado la declaró culpable de 11 de los 13 cargos criminales que pesaban en su contra. Según los fiscales, Spaccia y Rizzo saquearon las arcas del municipio otorgándose a sí mismos estratosféricos salarios y paquetes de pensiones.

Otros cinco exfuncionarios de Bell – Víctor Bello, George Cole, Óscar Hernández, Teresa Jacobo y George Mirabal – aún enfrentan cargos por corrupción, porque el jurado no se puso de acuerdo.

A excepción de Cole, los otros acusados declinaron hace unos días aceptar una oferta de la Procuraduría para declararse culpables de corrupción y evitar un juicio.