Violencia en Michoacán eleva precio del limón

Las extorsiones por parte del crimen organizado a los prodctores de limón ha afectado considerablemente el precio del cítrico
Violencia en Michoacán eleva precio del limón
El kilo (2.2 libras) de limón se vende aproximandamente en $7.
Foto: Archivo / Gardenia Mendoza

México.- El gusto de muchos mexicanos de echar limón a los alimentos es una costumbre a la que el conflicto armado en Michoacán le pasó la factura en los últimos días con el incremento del precio que casi se duplicó y provocó un desajuste a la canasta básica con alzas al huevo, el azúcar, la cebolla y el jitomate.

En el recuento de los daños, los primeros en lavarse las manos fueron los agremiados a la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comercios de Centros de Abasto.

El representante, Arturo Fernández, aclaró que la situación no es causa de la especulación, como se rumoró a finales de febrero, antes de que el kilo subiera hasta casi siete dólares (en el equivalente en pesos) en ciertos mercados de las principales ciudades.

“Esto empezó por el recrudecimiento de la violencia en Michoacán”, dijo.

Durante la temporada invernal, la entidad es la única que mantiene una alta producción del cítrico en el país, pero enero pasado algunos campesinos pararon labores cuando los grupos de autodefensa se movilizaron contra los templarios más allá de sus territorios de origen.

Los templarios impusieron en el último lustro cuotas de extorsión a los productores a través de las cuales regulaban la distribución, producción y venta del limón persa en la región: esa fue una de las causas que llevaron a la rebelión civil.

En medio del conflicto, la Procuraduría Federal del Consumidor advirtió que los precios se estabilizarán hasta abril, no por las condiciones de seguridad, sino porque es el tiempo de cosechas en los estados de Oaxaca y Guerrero.

En Colima, la plaga Huanglongbing, popularmente conocida como Dragón Amarillo, acabó con 23,000 hectáreas que representan el 80% de la producción en la entidad y agudizó la crítica situación de los cítricos.

En los mercados populares de la capital mexicana, los comerciantes afirman que la venta de limón cayó hasta un 50%. Ya la gente prefieren comer la tortilla “sólo con sal”.