Clima afecta labores de rescate en East Harlem

Alcalde confirma que son siete los muertos, pero reitera que no ofrecerá la cifra de desaparecidos
Clima afecta labores de rescate en East Harlem
Así luce este jueves la escena de la tragedia.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

El alcalde Bill de Blasio confirmó este jueves, en conferencia de prensa, que hasta el momento son siete los fallecidos a causa de la explosión que derribó dos edificios ayer en El Barrio (East Harlem), pero reiteró que no ofrecerá el número exacto de desaparecidos hasta que tengan todos los datos confirmados.

De Blasio informó que los servicios de rescate estaban teniendo problemas en la búsqueda de sobrevivientes porque el humo aún persiste y tampoco ayuda el mal tiempo que comenzó a afectar la Ciudad anoche.

El Alcalde pidió a todos los que estén buscando un familiar desaparecido que llamen al 311 y pregunten por el sistema de identificación de víctimas, donde se les atenderá en español si es necesario. Cualquier persona afectada por la tragedia y que necesite ayuda, también puede llamar al 311, donde en ningún caso se le preguntará sobre su estatus migratorio, según la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito.

“Mi distrito es muy diverso y quiero dejar claro a los afectados que no teman pedir ayuda, porque la ley les protege, independientemente de su estatus migratorio”, dijo Mark-Viverito en español. “Si no quieren llamar al 311, pueden acudir directamente a mi oficina (105 East 116th Street) para pedir asistencia”.

Quienes residen fuera de la Ciudad de Nueva York, pueden comunicarse al número 212-639-9675.

Unas 65 personas han sido acogidas de momento en el refugio del Salvation Army habilitado en 175 East 125th Street. Entre ellas se encuentran residentes de los edificios destruidos por la explosión e inquilinos de los casi 90 apartamentos de los alrededores que han sido desalojados como medida de precaución.

Los que se quedaron definitivamente sin techo serán trasladados en unos días a hoteles y a unidades de vivienda asequible que la Ciudad tiene en las cercanías, donde vivirán de manera temporal hasta que se reconstruyan los edificios.

El Alcalde recomendó a los vecinos de viviendas muy próximas al lugar del accidente que permanezcan en sus casas y que cierren las ventanas para evitar respirar el polvo y humo que aún despide la escena. El aire no conlleva riesgos para la salud de las personas sanas, pero puede afectar a ancianos, niños y personas que sufren problemas respiratorios o asma, según el Departamento de Salud.