En julio dictarán nueva sentencia a “talibán boricua”

Un tribunal de apelaciones dictó, en 2011, que la condena de 17 años de cárcel que recibió José Padilla por el delito de apoyo a Al Qaeda era demasiado indulgente
En julio dictarán nueva sentencia a “talibán boricua”
Padilla es un expandillero que se convirtió al Islam.
Foto: Getty Images

Miami – El estadounidense de origen puertorriqueño José Padilla, apodado el “talibán boricua”, será sentenciado de nuevo el próximo 1 de julio en un tribunal de Miami, informó hoy una fuente judicial.

Un tribunal de apelaciones dictó, en 2011, que la condena de 17 años de cárcel que recibió, en 2008, por el delito de apoyo a Al Qaeda era demasiado indulgente, dado su largo historial criminal como miembro de una pandilla callejera y su posterior pertenencia a una célula de apoyo a la red terrorista islámica.

La audiencia para revisión de sentencia será presidida por la jueza federal de Miami, Marcia Cooke.

“Él (Padilla) es mucho más que un individuo convicto por un crimen ordinario de la calle”, señalaron los jueces del Undécimo Tribunal de Apelaciones, recogió hoy el canal FoxNews.

El estadounidense, conocido también como Abdullah al-Muhajir, cumple la condena en un centro de detención de Miami tras ser condenado también por conspirar para secuestrar, mutilar y asesinar en el extranjero como parte de una “guerra santa”.

Desde el fallo del tribunal de apelaciones, el caso ha estado en una suerte de limbo, debido, en gran parte, a la gran cantidad de documentación solicitada por la defensa para la nueva revisión de sentencia.

La Fiscalía anunció recientemente que necesitará revisar unos 5,000 documentos del Departamento de Defensa, solicitados por el abogado de Padilla.

Según testimonios del juicio, Padilla, un expandillero convertido al Islam, asistió a un campo de entrenamiento terrorista en Afganistán. Fue arrestado en el aeropuerto O’Hare de Chicago, el 8 de mayo de 2002, como sospechoso de conspirar para detonar una “bomba sucia” radiactiva en una ciudad de Estados Unidos, aunque esa acusación no formó parte del juicio civil.

Antes de su juicio fue transferido a una base militar de Carolina del Norte, donde permaneció detenido más de tres años sin que se le presentaran cargos al ser calificado como “combatiente enemigo”.

En 2012, la Unión de Libertades Civiles (ACLU) demandó a Estados Unidos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la “detención ilegal y tortura” en prisión de Padilla.