Enseñando a negociar a los futuros líderes

Sigue a La Opinión en Facebook
Enseñando a negociar a los futuros líderes
Foto: Especial para La Opinión - Israel Anguiano

“El cielo es tu límite” y “es importante tener una buena educación”; son algunas de las frases con las que la doctora Angélica Gutiérrez creció en el barrio de Lincoln Heights.

Su madre, de origen mexicano, y su hermano se lo repitieron tanto que quiso desafiar a los estereotipos y lucharía por obtener su diploma de preparatoria y empezaría a trabajar. “Hay quien asume que por haber nacido en una comunidad humilde, hablando sólo español y criada por una madre soltera, eso era lo mejor que podía hacer”.

Esa es una de las razones por las que decidió estudiar un Ph.D. Y en 2012 se graduó como doctora en la UCLA Anderson School of Management. Otra de las razones para mejorar su formación y en otro campo, es su pasión por “educar y empoderar a los estudiantes dentro y fuera de clase”.

Gutiérrez se tituló en Ciencia Política y Sociología, pero descubrió que su interés por el ámbito de los económico era muy fuerte. Por eso no dudo en solicitar su ingreso en una de las 25 escuelas de negocios más importantes del país.

Desde hace menos de un año da clases en la Universidad.

“Una de mis clases favoritas es la de liderazgo”, señala enumerando algunos de los temas que tratan como la toma de decisiones, motivación, reclutamiento y negociación, entre otros.

La doctora enseña esta última asignatura también fuera de las aulas, en la comunidad, especialmente entre comunidades de latinos y afroamericanos. “Mucha gente, incluyendo las mujeres, muy a menudo no negocian las ofertas de empleo que reciben”, se lamenta Gutiérrez quien busca proveer de herramientas para que lo hagan de forma adecuada.

Satisfecha y agradecida por todos los apoyos que recibió durante su formación, la profesora destaca que es “importante devolver” a la comunidad para que los que vienen detrás de ella tengan fuentes y recursos para conseguir una educación de calidad.

Desde la experiencia, Gutiérrez anima a los estudiantes a no tener miedo de explorar campos distintos, incluso si no habían pensado en ello previamente. “Estaba tan centrada en la maestría en Ciencia Política que no tomé clases de otras disciplinas. Si lo hubiera hecho “habría considerado licenciarme en el área de negocios”, reflexiona. Una enseñanza que traslada también en diferentes programas.

Uno de los proyectos que más le gusta es el que desarrolla en su barrio “Power Hour Discussions” en el que aborda las preocupaciones de los jóvenes y trata de ayudarles en todas las facetas de su entorno.