Más vigilancia en la Línea Roja de Metro

Instalan unidad con cámaras y ponen más agentes en la estación de North Hollywood
Sigue a La Opinión en Facebook
Más vigilancia en la Línea Roja de Metro
Las cámaras serán reemplazadas por unas permanentes en abril.
Foto: La Opinión - Francisco Castro

Por más de dos años Reyna González ha vendido papitas, tamales y sodas en la estación del Metro de la Línea Roja en North Hollywood y últimamante, dice, los desórdenes de jovencitos estaban a la orden del día.

“De la tarde en adelante, a veces los morenos se agarran a pelear con los latinos”, expresó la mujer.

Por eso ve con buenos ojos que las autoridades hayan instalado una unidad móvil con seis cámaras (que para abril serán permanentes) las cuales vigilan la entrada de la estación, así como brinda señalamientos indicando que no se permite la vagancia en el área.

Todo esto aunado a una mayor presencia de agentes del Sheriff y de seguridad privada del Metro.

Paul González, vocero de esta entidad, dijo que usuarios de la Línea Roja, que cada día transporta en promedio a 160 mil pasajeros, se habían quejado de personas pidiendo comida, dinero y ensuciando la plaza, así como desmanes de todo tipo por parte de personas que muchas veces ni siquiera utilizaban el transporte público, y por eso decidieron poner mayor vigilancia en el sector.

“El sistema de Metro es muy seguro, y ahora lo es más”, dijo Gonzales.

Las cámaras están conectadas al sistema de vigilancia del sistema de transporte del Sheriff.

“Nos ayuda a mantenernos al tanto de lo que pasa en la plaza y podemos regresar a la grabación y revisarla si sucede algo”, dijo el Tte. Chris Mouat del Sheriff.

El concejal Paul Krekorian, quien pidió el aumento de vigilancia en la estación, dijo que la intención es que los pasajeros se sientan seguros al viajar.

“Queremos que se sientan cómodos al usar el Metro”, dijo.

Así dijo sentirse José Flores, quien viaja en la Línea Roja al menos tres veces por semana desde North Hollywood hasta el centro de Los Ángeles.

“He visto muchachos que hacen bulla o peleándose”, dijo el empleado de restaurante. “Me parece muy buena idea que estén vigilando y que haya protección así de la ciudad”.