Medi-Cal le cobra la herencia a latino tras la muerte del padre

Rafael Villagómez tiene 15 días para pagar más de $175 mil por la atención médica a su padre
Medi-Cal le cobra la herencia a latino tras la muerte del padre
Rafael Villagómez  no entiende por qué tiene que pagar con la casa familiar en Santa Ana, los servicios médicos prestados a su padre.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

SANTA ANA.– Por dos años, Rafael Villagómez se dedicó a cuidar a su padre, Emigdio, quien padecía del corazón y de la diabetes, y estaba inscrito en Medicare y Medi-Cal.

Su padre murió y ahora Medi-Cal está cobrando $175,264.16 a Rafael y a su hermana Virginia.

“Hay muchas cosas que yo no entiendo. Yo quiero que me muestren a donde firmó mi papá algo que dijera que nosotros tendríamos que pagar por los servicios médicos. No entiendo de dónde han sacado esa cantidad de dinero y no entiendo por qué no aceptan los comprobantes que tengo de que él estaba muy enfermo antes de morir y yo tuve que hacerme cargo”, dijo Rafael.

Emigdio llegó a Estados Unidos en 1946 a trabajar en el campo bajo el programa “Braceros”. En la década de los 70 se mudó a Santa Ana, compró una casita en un barrio latino y trabajó en el área de mantenimiento en una empresa privada de Orange. Durante ese tiempo, él pagó sus impuestos, tuvo seguro médico y dental y vacaciones pagadas.

“Mi papá jamás pidió welfare (beneficios públicos), siempre trabajó hasta que se retiró… cuando le dieron Medi-Cal jamás le dijeron que tendría que pagar”, dijo Rafael.

Emigdio murió en octubre del 2012. En marzo del 2013, Rafael recibió la primera carta del Departamento de Servicios de Salud de California avisándole que él tendría que pagar los más de 175 mil dólares o el equivalente del valor de la propiedad de Emigdio.

Rafael solicitó un permiso especial para no pagar o para que le redujeran la deuda y presentó pruebas de que él cuidó a su padre en los últimos años de su vida, en lugar de enviarlo a un centro de convalecencia y pasarle el cobro a Medi-Cal. También presentó pruebas de los gastos de mantenimiento de la casa que ascienden a unos 15 mil dólares. Pero le negaron la solicitud.

Según las regulaciones de beneficios públicos de California, sección 14009.5, al fallecer el beneficiario de Medi-Cal, el Departamento de Servicios de Salud puede reclamar los costos de los servicios médicos recibidos o cualquier inmueble a su nombre al momento de su muerte. En el caso de Rafael, la casa de su padre ha sido valorada en 190 mil dólares.

En una carta del 11 de febrero del 2014, Joshua Emenike, representante de la colecturía del Estado, explicó a Rafael que tiene que pagar los 175 mil dólares. “Después de considerar cuidadosamente su caso, OAHA ha decidido que el Departamento no perdonará su parte de la deuda referente al inmueble”.

La casa que Emigdio le quería dejar como herencia a Rafael y Virginia se ha convertido en una deuda de unos 87 mil dólares para cada uno.

“Yo ya tengo 63 años de edad, estoy retirado y he gastado mucho dinero en esta casa. ¿Cómo no va a ser dañino para mí? Me están sacando de mi casa. De la casa en la que he vivido desde 1986 y la cual ayudé a pagar… la gente tiene que saber esto para cuando si se inscriben a Medi-Cal. Todos tienen que saber que les pueden quitar todo”, acotó Rafael.

Adriana Mendoza, vice directora de programas de AARP, explicó que la deuda a Medi-Cal no desaparece y aunque la persona venda la propiedad mientras está viva, tendrá que pagarle al Estado.