‘La oposicion siria rechaza las elecciones’

Rebeldes piden a ONU que se pronuncie claramente contra esa celebración

Cientos de velas con la palabra Siria y un proyector con la  frase 'Por los niños de Siria' recuerdan el tercer aniversario de esa guerra.
Cientos de velas con la palabra Siria y un proyector con la frase 'Por los niños de Siria' recuerdan el tercer aniversario de esa guerra.
Foto: EFE

NACIONES UNIDAS, Nueva York (EFE).— La oposición siria advirtió ayer de que una convocatoria de elecciones presidenciales por parte del régimen de Al Assad iría en contra de las negociaciones de paz y pidió al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se pronuncie claramente en contra de su celebración.

En una conferencia de prensa, el negociador jefe de la coalición opositora, Hadi al Bahra, y su representante especial ante la ONU, Najib Ghadbian, defendieron que no se dan las circunstancias para llevar a cabo los comicios.

Entre los motivos, recordaron que hay millones de sirios refugiados fuera del país, otros tantos desplazados de sus hogares y que la participación de muchos opositores sería imposible por toda una serie de normas promulgadas por Siria.

El Parlamento sirio está debatiendo actualmente los artículos de una nueva ley electoral, que tiene como objetivo regular las próximas presidenciales, cuya fecha no se ha fijado aún.

Ayer, el embajador sirio ante la ONU, Bashar Jafari, sugirió que podrían tener lugar en julio.

Según Ghadbian, “de ningún modo” puede haber unas elecciones justas en Siria y la convocatoria supondría una “ruptura” del proceso de negociación de Ginebra.

Para la oposición, una de las claves de la negociación es que conduzca a la formación de un Gobierno transitorio con representación de las dos partes y la salida del presidente, Bachar al Asad, recordó.

Al Bahra, por su parte, insistió en que la oposición está totalmente dispuesta a seguir negociando y aseguró que si las discusiones no han avanzado hasta ahora ha sido por culpa del régimen.

“Para que una negociación tenga éxito es necesario que las dos partes quieran una solución”, subrayó, insistiendo en que la negativa de Al Assad para tratar una transición política imposibilita los progresos.

Además, Al Bahra lamentó la falta de consenso internacional para terminar con el conflicto sirio y aseguró que la crisis en Ucrania está teniendo efectos “negativos” en este sentido.

Como ejemplo, puso la negativa de Rusia a adoptar simplemente un comunicado de prensa tras el encuentro que el Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo ayer con el negociador internacional, Lajdar Brahimi.

Al Bahra defendió que la presión internacional sobre Siria puede lograr avances y, en ese sentido, apoyó el próximo viaje de Brahimi a Irán para discutir el conflicto con las autoridades de ese país, uno de los pocos aliados exteriores del régimen sirio.

“Si consideran que es beneficioso y puede ayudar con la vía pacífica, está bien”, señaló, aunque se mostró escéptico por las posibilidades de éxito de ese viaje.

Al Bahra insistió en todo momento en que la única solución para Siria puede ser política, por mucho terreno que pueda ganar el régimen en el campo de batalla.

“Si el régimen cree que puede ganar avanzando unos kilómetros aquí y allá está muy equivocado”, advirtió el negociador opositor, que aseguró que los sirios continuarán su “lucha por la democracia y la libertad” incluso si son derrotados por la fuerza.