Sigue tejiendo la historia

la Nueva colección de Lydia Lavín se inspira en los tejidos indígenas del País Azteca

Sigue tejiendo la historia
Diseños de la colección 'Las hijas de la lluvia', de la modista mexicana Lydia Lavín.
Foto: Gardenia Mendoza Aguilar

PUEBLA, México.— No es casual que la colección de ropa Primavera-Verano 2014 que Lydia Lavín se llame Las hijas de la lluvia: los bordados y diseños están inspirados en una región y cultura cuya vida gira en torno al agua, en una tierra fértil de los estados de Guerrero y Puebla donde aún se habla náhuatl.

Sus textiles saltaron de las manos de indígenas a la imaginación de la diseñadora y después a las pasarelas del mundo. Ayer en Alemania; hoy al estado de Puebla (centro), donde del 11 al 14 de marzo una docena de modelos se contonearon en la Feria Exintex para mostrar el último grito de la moda mexicana que comienza a mirar a sus antepasados.

“Nos inspiramos en la lluvia porque en los últimos meses las inundaciones [provocadas por los huracanes Ingrid y Manuel] generaron muchos problemas en esa zona pero esas tormentas son a la vez fuente de abundancia y desarrollo”, describe Lavín, dueña de una de las ocho firmas que participaron en la citada feria.

“El agua casi siempre es una bendición porque trae la fertilidad”, agrega.

En Puebla se dieron cita cientos de estudiantes de la carrera de Diseño e Industria del Vestido y de la Moda de todo México, que siguen preferentemente los eventos con exhibiciones innovadoras como Exintex, el evento internacional textil más importante de México y uno de las principales de toda Latinoamérica.

“Tenemos que explotar más lo que tenemos aquí, a la mano, y así no se pierde la cultura”, observó América Valladares, de 18 años, que cursa la carrera en la Universidad Intercontinental para el Desarrollo.