Leo Messi… ¡Impone marca!

Guía de Regalos

Leo Messi… ¡Impone marca!
Dani Alves (izq.) celebra con Pedro (centro) y Lionel Messi (der.), el gol marcado al Osasuna, séptimo para el equipo en el Camp Nou.
Foto: EFE

BARCELONA (EFE).— A una semana del gran partido en el Bernabéu, el primoroso encuentro firmado ante Osasuna (7-0) por Andrés Iniesta y los goles de Leo Messi, que con los tres logrados se convierte, con 371, en el máximo goleador histórico del club superando a Paulino Alcántara, alimentan las esperanzas de recuperación del equipo catalán.

Además de Messi anotaron Iniesta, Alexis, Tello y Pedro.

Llega el equipo del “Tata” Martino, que ayer dio descanso a Cesc y Neymar, en la mejor disposición a la hora de la verdad.

Ha recuperado la clase de Iniesta, la mejor versión de Messi, la electricidad de Pedro; Xavi está a un gran nivel y Alexis sigue marcando.

Todo se resolvió en cuatro minutos y dos fogonazos. Y eso que la puesta en acción de Osasuna fue perfecta. Fijó a la defensa azulgrana con Oriol Riera y Javi Gracia puso por detrás a Cejudo.

Cuando los del “Tata” entraron en materia, fueron imparables. Destaparon su mejor futbol y arrinconaron a los navarros a base de juego combinativo, pases filtrados al interior del área, al espacio y un perfecto aprovechamiento de las bandas. Todo eso y el acierto ante la meta contraria.

Para que los azulgranas despertaran tuvieron que ver cómo Valdés sacaba un balón de la red de su portería: Marcó Oriol Riera en el 9′ tras aprovechar un rechace del portero a un duro remate de Armenteros. El gol fue anulado por claro fuera de juego.

Entre el 18′ y el 22′, el Barça decidió el partido. En el 1-0, Messi culminó una jugada colectiva en la que intervinieron Pedro, Xavi y Alexis.

Un toque sutil y cercano para marcar su tanto 369 como azulgrana e igualar la marca histórica de Paulino Alcántara.

En el 22′, un magnífico pase de Iniesta a Alba permitió al lateral asistir a Alexis para el 2-0. El chileno anotó su gol 17 en la Liga y dejó el partido sentenciado.

A partir de ese instante el Barça se empezó a gustar ante un Osasuna que había perdido el norte y su dibujo sobre el terreno de juego.

Iniesta anotó el 3-0, su primer gol de la temporada, tras enganchar con la izquierda y desde la frontal del área un remate seco y cruzado.

Un empalme de Xavi, tras asistencia de Iniesta (39′), y otra jugada colectiva no resuelta por Pedro (40′), otro de los destacados, pudo redondear una goleada que pudo ser aún más escandalosa en el ecuador de encuentro.

Con todo decidido, el partido parecía haber dado todo de sí en el primer tiempo, pero no fue así, porque el Barça anotó cuatro goles más en una poderosa exhibición de ataque.

Marcó Messi el 4-0 y el 6-0; Tello el 5-0 en el primer balón que tocó y Pedro cerró el marcador en el último minuto del partido.

Iniesta participó en el segundo tanto de Messi. Una combinación entre ambos permitió el tanto del argentino (4-0) y poco después Tello, de un remate seco, puso el 5-0.

El argentino anotó el 6-0 y dejó la marca histórica en 371 tantos. Esos son los goles marcados por Messi desde que se enfundó la camiseta del primer equipo azulgrana, llega hasta los 31 esta temporada y al momento culminante de la temporada de la mejor manera.

Otro de los protagonistas del partido, Pedro, cerró el marcador (7-0).

Después de las dudas suscitadas en los últimos partidos, el Barça volvió ayer a sentirse como en los mejores tiempos y cuando eso ocurre puede ganar a cualquiera.

Leo Messi aseguró ayer, tras el “hat trick” ante Osasuna y convertirse en el máximo jugador de la historia del club con 371 goles, que se siente “feliz” en el Barcelona y su deseo es retirarse en el club azulgrana.

“Mi intención es retirarme aquí. Mientras la gente me quiera seguiré en el Barcelona. Soy feliz”, afirmó en declaraciones a TV3.

El argentino admitió que ha vuelto a tomar el tono físico, tras la lesión que le apartó del equipo durante dos meses: “Pasó el tiempo de mi vuelta. Me encuentro bien, por suerte”.

Sobre el clásico de la próxima jornada ante el Real Madrid, Messi opinó que será un partido “complicadísimo”.