Pagan deuda de honor a héroes

Veteranos latinos serán galardonados luego de años de discriminación

Guía de Regalos

Pagan deuda de honor a héroes
José Rodela, al centro sentado sin gorra (y en el inserto) con un grupo de soldados que participaron en la Guerra de Vietnam.

WASHINGTON, D.C. — Herido de gravedad en una inhóspita jungla vietnamita en septiembre de 1969, José Rodela lideró un batallón de 120 soldados camboyanos bajo ataque de tropas comunistas en la provincia de Phuoc Long.

Más de 44 años después, finalmente recibirá la “Medalla de Honor” por esa hazaña de valentía.

Rodela, ahora de 76 años y originario de Corpus Christi, lleva una vida de jubilado en San Antonio, Texas y aunque su heroísmo durante esas 18 horas de ataque lo puso en la vía para recibir la medalla —otorgada a quienes arriesgan su vida “más allá del deber”—, tuvo que esperar a que una revisión del Pentágono corrigiese el error.

Defendiendo a sus compañeros, Rodela arriesgó su vida ante a una intensa lluvia de balas y ataques con morteros, y mañana, en el Salón Este de la Casa Blanca, él y otros 23 veteranos recibirán el máximo galardón militar de manos del presidente Barack Obama.

Del total de galardonados, 19 veteranos hispanos, negros y judíos fueron víctimas de la discriminación, y sus casos fueron revisados durante doce años por el Pentágono, en cumplimiento de una ley aprobada por el Congreso en 2002.

Así, la ceremonia, que contará con la participación de los únicos tres galardonados que siguen vivos, busca corregir la trayectoria de discriminación contra las minorías en las Fuerzas Armadas de EE.UU., pese a su larga presencia en la institución castrense y en cada conflicto armado.

Los soldados recibirán la medalla por su heroísmo en el campo de batalla, por el que ya obtuvieron la Cruz por Servicio Distinguido (DSC), el segundo máximo reconocimiento militar del país.

“Aunque es desafortunado que estos individuos no hayan recibido el reconocimiento hace muchos años, nos enorgullece el servicio que han dado a este país”, dijo Carlos Martínez, presidente del programa para veteranos hispanos del American GI Forum, establecido en 1948 para mitigar los problemas de discriminación de esta minoría tras la Segunda Guerra Mundial.

“Da tristeza ver que solo tres de los 24 galardonados siguen vivos, y ojalá el país entero aprenda de esto, porque no debe caber duda que los hispanos somos verdaderos americanos. El Pentágono debe velar por que no se discrimine a nadie en cuanto a beneficios y reconocimientos”, señaló.

Francisco Barragán, comandante y director de la Asociación de Veteranos Mexicoamericanos Unidos (UMAVA), consideró irónico que, tras su regreso de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, los hispanos y afroamericanos “afrontaron la discriminación abiertamente no solo en los sitios públicos sino dentro del Ejército”.

“Conozco veteranos de esa guerra que recuerdan cómo les decían ´acá no servimos ni a perros ni a mexicanos”, porque para ellos todos eran mexicanos… pero me da gusto de que se les está reconociendo los sacrificios, las contribuciones de todas las minorías, especialmente de los latinos”, señaló.

Nate Christensen, portavoz del Pentágono, explicó que la revisión de los galardonados es una de varias a través de los años “para asegurar que aquellos que merecen la Medalla de Honor la reciban, porque la medalla no es para todos y está sujeta a un riguroso proceso de revisión, sin importar género u origen racial”.

El heroísmo de Rodela y sus compañeros amplía el espacio de los hlatinos en los anales de la historia militar de EEUU.