Piden a Don Francisco no ir al funeral de excolaborador

“Nunca ha habido una relación de los Navarrete con los Kreutzberger. El peor error que cometió mi padre es pensar que Mario era su amigo”, dijo el hijo del fallecido comediante.

Guía de Regalos

Piden a Don Francisco no ir al funeral de excolaborador
La familia de Armando Navarrete no quiere que el presentador acuda al velorio.
Foto: Suministrada

La familia del comediante chileno Armando Navarrete, conocido por su personaje “Mandolino”, le pidió hoy al animador Mario Kreutzberger (Don Francisco) que se abstenga de ir a los funerales de su excolaborador y examigo.

El hijo del fallecido artista, Sebastián Navarrete, dijo a Radio Cooperativa: “No quiero que sus ojos (de Don Francisco) caigan sobre el cadáver de mi padre. No es sólo mi deseo, es el de toda mi familia”.

“Nunca ha habido una relación de los Navarrete con los Kreutzberger. El peor error que cometió mi padre es pensar que Mario era su amigo”, enfatizó.

“Las reacciones que ellos (la familia Kreutzberger) tengan ahora me imagino que van a ser para apaciguar las aguas, intentar proteger a este caballero (Don Francisco), porque eso es lo que se hace en estos días. No me interesa lo que ellos tengan que decir”, señaló.

“Nuestro deseo es que (Don Francisco) no venga al funeral, no queremos que ahora venga a llorar frente al cadáver de mi padre, porque cuando pudo haberle dado la mano no se la dio y le dio vuelta la espalda”, añadió.

“Yo no puedo estar velando a mi papá y este señor (Don Francisco) al lado. No soy así de hipócrita”, acotó.

Armando Navarrete saltó a la fama como comediante en el programa de televisión chileno Sábado Gigante, de Don Francisco, con el personaje “Mandolino”, una persona humilde que interactuaba con el animador del espacio por varios minutos.

La participación semanal del también cantante chileno se mantuvo en el espacio hasta 1991, cuando el programa ya era producido por Univisión y se grababa en Miami, y a partir de ahí ambos se alejaron por “razones profesionales”, según se explicó tiempo después.

El comediante, de 80 años de edad, falleció la víspera producto de un ataque cardiaco en Honduras, donde estaba radicado y realizaba el programa de televisión “La Hora de Mandolino” del Canal TEN.