Pumas rugen y devoran

Con doblete de Martín Bravo, masacran a un Atlante herido
Pumas rugen y devoran
Martín Galmarini, del Atlante, trata de detener a Martín Bravo.
Foto: NOTIMEX

MÉXICO, D.F.— Con un triunfo de 5-0 sobre el alicaído Atlante, los Pumas retomaron el tercer lugar en la Tabla General del Clausura 2014.

En la mejor exhibición de la UNAM desde la llegada de José Luis Trejo, un doblete de Martín Bravo, un tanto de Ismael Sosa, otro de Diego Lagos y uno más de Darío Verón le dieron forma a la goleada.

Aunque los Potros habían sido ligeramente mejores en los primeros minutos y dieron algunos avisos en la portería de Alejandro Palacios, fueron los auriazules quienes tuvieron la contundencia necesaria para definir la goleada.

Al minuto 15, el “Pikolín 2” evitó que cayera su meta al desviar un disparo a bocajarro de Roberto Gutiérrez, luego de una gran jugada individual del atlantista.

Después de intentar con algunos disparos de media distancia que se fueron desviados, finalmente los universitarios pudieron abrir el marcador en un tiro de esquina.

Sin una marca efectiva, Martín Bravo ingresó solo al área chica para cabecear el centro, a segundo poste, de David Cabrera, al 22′.

En un contragolpe, después de que Palacios rechazó un tiro libre cobrado por Michael Arroyo, los locales consiguieron el segundo.

Al minuto 40, Ismael Sosa, quien había orquestado el contragolpe, estuvo atento para mandar el esférico al fondo de la red, después de que Éder Patiño rechazara el disparo de “La Rata”.

Precisamente el argentino apareció en la agonía del primer tiempo, al 44′, para controlar un pase de David Cabrera y definir el tercero en la cuenta ante la salida del portero.

Con su doblete, Bravo llegó a nueve anotaciones y se colocó nuevamente como líder goleador del campeonato.

Para mala suerte de los Pumas, el delantero salió de cambio al medio tiempo, posiblemente por alguna molestia muscular.

La escuadra azulgrana arrancó el complemento y había sido mucho mejor que los locales, pero otra vez su falta de contundencia les impidió sacar un mejor resultado.

Tras estrellar un balón en el travesaño (Sepúlveda, al 52′) y otro al poste (Arroyo, al 56′), Atlante recibió el tiro de gracia. Con escasos segundos en la cancha y en el primer balón que tocó, Diego Lagos llegó preciso para rematar el centro de Daniel Ludueña por la derecha y poner el 4-0, al 60′.