Reubicación de escuela en Boyle Heights causa malestar

Maestros y alumnos se oponen a mover plantel de Boyle Heights a Lincoln Heights a Lincoln Heights.

Guía de Regalos

Reubicación de escuela en Boyle Heights causa malestar
Noely Nava, en un pasillo de la Academy of Enviromental Social Policy en el campus de la secundaria Roosevelt High, en Boyle Heights. El distrito escolar anunció que moverá la academia a la secundaria Lincoln High, en Lincoln Heights.
Foto: Ciro César / La Opinión

Estudiantes y maestros de la Academy of Environmental and Social Policy (ESP) en Boyle Heights se encuentran molestos y decepcionados, después de ser notificados de que el próximo año escolar su escuela será reubicada, de la preparatoria Roosevelt a la Lincoln, en el vecindario cercano de Lincoln Heights.

“Cuando yo llegué aquí me sentí como en mi segunda casa, sin acoso, sin pandillas, sin rayones en la pared. Aquí me siento segura, en la nueva escuela no sé”, dijo Noely Nava, quien soñaba con terminar su preparatoria en esta escuela, ubicada en un moderno edificio donde apenas cursan 300 estudiantes, que permite una mayor atención de los maestros.

“Mi hermana vino a esta escuela y logró que la aceptaran tres universidades. Mi madre quería lo mismo para mi y para mi hermano menor”, compartió la joven, quien llegó a los 3 años de Puebla, México, a vivir a Boyle Heights, donde asegura es muy difícil vivir entre la violencia de pandillas.

“Terminar mis estudios aquí era mi oportunidad de salir de esto. Pero LAUSD me está quitando esa posibilidad”, expresó la estudiante.

ESP formó parte de una muy discutida reorganización de la secundaria Roosevelt High School en 2010, cuando el plantel fue dividido en siete escuelas pequeñas, buscando mejorar el rendimiento académico de los estudiantes.

Pero el año pasado el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) informó que no era “fiscalmente sustentable” mantener ese modelo.

Erica Huerta, maestra de la escuela, que participó de una protesta esta semana en contra de la reubicación, expresó preocupación por el futuro de sus alumnos y “decepción” de que LAUSD no haya tomado en cuenta ni a padres, ni maestros, ni estudiantes en la decisión.

Ella dijo que el Distrito justifica que los alumnos pueden continuar asistiendo a la escuela en su nueva ubicación, pero afirma que eso no es así de fácil.

“Algunos alumnos no pueden pisar otros territorios por cuestiones de pandillas. Arriesgan su seguridad”, expresó la maestra.

También dijo que “ESP es la única escuela ‘imán’ [Magnet] en esta área, y ahora se la llevan. Creemos que es injusto para la comunidad”.

Por su parte, Nava opinó que claramente “el distrito esta viendo sus propios intereses y que jóvenes como yo triunfemos no es su prioridad.