Su objetivo, asegurar que los niños sean bilingües

Sigue a La Opinión en Facebook
Su objetivo, asegurar que los niños sean bilingües
Foto: Especial para La Opinión - Israel Anguiano

Enseñar es algo natural para Angelina Sáenz, que siempre fue consciente de la importancia de la educación para que las circunstancias no determinen el futuro. “Crecí en un barrio muy difícil de Los Ángeles, con mucha pobreza y vi muchas cosas que los niños no deben ver”, rememora la profesora.

Hija de una inmigrante mexicana, Sáenz dejó la preparatoria para atender a su madre enferma y trabajar de tiempo completo. No fue sino hasta los 18 años cuando comenzó a tomar clases por la noche. Tras el fallecimiento de su mamá, pensó que tenía que hacer algo con su vida.

En 1998 se graduó en Antropología y en el año 2001 finalizó su maestría en Educación.

” empezar a estudiar, vi que muchos jóvenes crecían como yo y no veían las oportunidades que esto ofrece”, se lamenta.

Es justo esta realidad le que le ha acompañado desde entonces y ha luchado por la defensa de los derechos de los estudiantes latinos.

“No me olvido de donde vengo. Trabajando con las familias siempre les aliento y les digo que sueñen en grande; no hay que dejar que las circunstancias determinen nuestro futuro”.

Por esa razón, cuando la escuela pensó en introducir un programa bilingüe en español e inglés, Sáenz se presentó como voluntaria.

“Yo era la maestra de español y mi compañera de inglés e intercambiábamos los alumnos a mitad del día”, explica.

Enseguida reparó que nadie les había indicado cómo hacer ese trabajo y comprobar el progreso de los alumnos. Así que se puso manos a la obra. “Quería asegurarme de que los alumnos aprendían con nuestro programa, avanzaban y cuáles eran los mejores métodos para enseñarles”, subraya.

Estos programas bilingües le han permitido obtener becas para la formación de los maestros.

Sáenz sigue con su clase de jardín de infancia y se ve en su escuela una temporada más.

En mente, sin embargo, tiene un viaje a Finlandia para participar en una conferencia de maestros. Más a largo plazo, tiene un sueño: dedicarse a escribir. “Tengo muchos borradores de cuentos de niños, poemas, cuentos para adultos y reflexiones, pero no tengo mucho tiempo ahora con mis dos hijos.