A Daniel Radcliffe le fascina el riesgo

Daniel Radcliffe se adentra a papeles desafiantes tras Harry Potter
A Daniel Radcliffe le fascina el riesgo
Daniel Radcliffe desea arriesgarse como actor.
Foto: Reforma

TORONTO, Canadá.— Para Daniel Radcliffe es importante arriesgarse como actor, pues, de lo contrario, caería en una rutina tediosa.

Es por eso que, tras la saga Harry Potter, ha apostado por papeles desafiantes.

A sus 24 años, Radcliffe ha personifica al joven poeta homosexual Allen Ginsberg en Kill Your Darlings, largometraje en el que se desnuda y tiene escenas de sexo con Dane DeHaan, quien interpreta a Lucien Carr. El filme se lanza hoy en Blu-ray y DVD.

“Si no hay riesgos, no hay recompensas. No puedes esperar hacer el mismo tipo de personaje toda la vida”, señala Radcliffe en entrevista. “Podría caer en la rutina del trabajo y eso me molestaría. Hay que probar que puedes reinventarte, intentar con distintas oportunidades y estos son los riesgos que corrí y estoy, sinceramente, muy satisfecho”.

Anteriormente, el actor ya se había desnudado en el montaje teatral Equus, en Broadway, y también protagonizó en Nueva York el musical How to Succeed in Business Without Really Trying.

Para el británico, lo importante es complacerse a sí mismo e incrementar sus posibilidades histriónicas.

“Hacer teatro, cine, todo es parte de mi crecimiento. El teatro me fascina por la respuesta inmediata que hay con el público. El cine es algo intangible, es como una moneda que lanzas al aire y te das cuenta si gusta o no hasta después de mucho tiempo”, expresa.

“Hay gustos para todos, y, así como yo crecí, mis fans están creciendo. Sería muy cómodo sólo hacer lo que tu agente te dice, pero ¿y lo que busco yo? La vida se trata de experimentar y eso es lo que estoy haciendo”.

En la cinta Horns, Daniel interpreta a Ignatius, un hombre que es señalado en el pueblo donde vive como el posible asesino de su novia, lo que desata una serie de enfrentamientos y humillaciones.

Al afrontar la cacería de brujas, descubre que le salen cuernos y, de pronto, conocidos y desconocidos se le acercan para confesarle sus secretos, incluso, los más íntimos.

“Es una fantasía, algo muy mágico e irreal. No tiene nada qué ver con lo que había hecho anteriormente con magia. Esto sí tiene más drama comparado con lo anterior. Cuando me vi en pantalla no podía pensar que era yo, pero con cuernos”, cuenta Radcliffe.

Y en What If, Daniel da vida a Wallace, un estudiante que se enamora de una chica que no le corresponde, y que acepta la propuesta de que sean sólo amigos, con la esperanza oculta de conquistarla.

“Es lo peor que le puede pasar a un chico, o chica, que te digan: ‘Me caes bien, eres muy lindo y te quiero, pero como amigos’. Eso es horrible, debería estar prohibido en el diccionario del romance. Así le pasa a Wallace. Creo que su obsesión me gustó, es una comedia muy diferente a lo que había hecho”, reconoce.