¿Qué es el vaginismo?

Sentir dolor durante la relación sexual no ocurre sólo durante la primera vez.
¿Qué es el vaginismo?
Aunque no es un problema frecuente, cualquier mujer está en riesgo de padecer vaginismo, sin importar que tan activa haya sido su vida sexual previa.
Foto: Shutterstock

Si una mujer siente dolor, pinchazos, quemazón o rigidez durante cualquier tipo de penetración vaginal, incluidos el uso de tampones, exámenes ginecológicos o relaciones sexuales, es muy probable que esté sufriendo de vaginismo aun sin saberlo.

Vaginismo primario y secundario

El vaginismo secundario ocurre debido a la contracción de los músculos del piso pélvico que rodean la vagina durante la penetración en una mujer que antes no tuvo este problema. Se trata de un acto involuntario (un reflejo) en respuesta a dificultades de índole psicológico, biológico o de relación de pareja.

En este sentido, el vaginismo secundario ocurre en mujeres que hasta el momento han tenido sexo regularmente. Generalmente, se presenta después de la menopausia o de algún evento de fuerte connotación emocional.

Otras mujeres manifiestan síntomas de vaginismo, aun sin haber tenido relaciones sexuales, lo que se conoce como vaginismo primario. En este caso, las causas pueden ser diversas: infecciones genitales u urinarias, violencia o abuso sexual, estrés, emociones negativas en cuanto a las relaciones sexuales, entre otras. En todo caso, el tratamiento para ambos tipos de vaginismo es similar.

Cómo tratar el vaginismo

Al contrario de lo que muchas personas puedan pensar, el vaginismo es tratable. Existen ciertos ejercicios y técnicas de relajación que las mujeres pueden realizar para terminar con el dolor.

Por ejemplo, los famosos ejercicios de Kegel sirven para fortalecer la musculatura del piso pélvico. De esta manera, la mujer puede controlar voluntariamente sus músculos vaginales y, así, ayudar a que recuperen su función. Por otro lado, es recomendable buscar ayuda a través de terapia (general o conductual). Esto es importante para abordar las causas psicológicas del problema.

5 mitos sobre el vaginismo

1. Las mujeres que tienen vaginismo son frígidas. Esto no es cierto, ya que la mayoría de las mujeres que lo padecen desean tener relaciones sexuales y son sexualmente receptivas.

2. Es natural que el sexo duela. Si bien durante la primera experiencia es normal sentir alguna molestia o dolor, las relaciones sexuales no deben ser dolorosas.

3. El pene de mi pareja es muy grande. Puede que sea cierto, pero ésta no suele ser una causa frecuente de vaginismo.

4. Todas las mujeres que tienen vaginismo fueron abusadas sexualmente. Aunque puede ser una de las causas del problema, no es la única, y tampoco ocurre con frecuencia. Por ejemplo, las infecciones genitales y urinarias son una causa frecuente de vaginismo.

5. Desaparecerá sin tratamiento. El vaginismo necesita ser tratado, y cuanto antes, mejor. No tengas miedo de enfrentar esta situación. Lo importante es que te informes sobre el tema y lo trates desde sus orígenes.