Veteranos hispanos recibirán merecida Medalla de Honor

El reconocimiento del valor de 17 veteranos hispanos se hace tras la revisión de más de 6,500 casos de héroes que no fueron honrados hace décadas, señalando la discriminación contra las minorías que existió dentro de las fuerzas armadas. Ahora se está tratando de corregir el error
Veteranos hispanos recibirán merecida Medalla de Honor
El sargento de primera José Rodela es uno de dos hispanos que aún siguen vivos, que recibirán la medalla de honor de manos del presidente Obama el martes.
Foto: María Peña

Washington.- Diecisiete veteranos de guerra hispanos, entre éstos seis del sur de California, recibirán este martes la Medalla de Honor por su heroísmo en el campo de batalla, corrigiendo así un error que data incluso de la Segunda Guerra Mundial.

Los 17 hispanos pertenecen al grupo “Valor de los 24” (“Valor 24”) que recibirán el máximo galardón militar de manos del presidente Barack Obama, tras una revisión de 6,505 veteranos que, por órdenes del Congreso, inició el Pentágono en 2002 para corregir la discriminación contra las minorías en las Fuerzas Armadas.

De los 17 hispanos galardonados, seis provienen del sur de California, incluyendo al mexicoamericano de Santa Monica, Joe Gándara (“Little Joe”), quien falleció en junio de 1944 luchando contras tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial.

“Me emocioné cuando me enteré de la noticia, es algo fantástico, se me humedecieron los ojos al reflexionar sobre el servicio de estos hombres… esa revisión (del Pentágono) es muy importante, porque es una historia que tiene que ser contada” a futuras generaciones dijo Armando López, primo de Gándara.

Entre los 21 que recibirán el galardón de forma póstuma figura Juan Negrón, un puertorriqueño de Corazal que se enlistó en el Ejército y, con apenas 22 años, fue enviado a la guerra de Corea (1950-1953).

Una noche de abril de 1951, Negrón se enfrentó a fuerzas enemigas cerca de Kalma-Eri, que superaban en número a su regimento, lanzando granadas toda la noche para impedirles el paso.

Su hija, Iris Negrón, siempre carga sellos en su cartera porque le recuerdan el agridulce vaivén de “miles de cartas” que ella, su madre y sus hermanos intercambiaban con su padre mientras éste combatía en otras latitudes.

Su tardío reconocimiento “abre la puerta” a más reconocimientos de veteranos hispanos,” porque es como un chorrito que se hará un río grande”, dijo Iris, al acariciar la foto en sepia de su padre en su celular.

“Mi padre siempre me decía que mantuviera la fe ‘de aquí a Hollywood’, y entonces no lo entendía, pero acá estamos….nos comunicábamos con él por cartas, miles y miles de cartas, compartiéndolo todo: él le escribía poesías a mi madre, y nosotros le decíamos que lo amábamos. El cartero ya nos conocía”, recordó Iris.

Además de Negrón –el primer “Borinqueneer” en recibir esta distinción-, los otros tres boricuas reconocidos con la “Medalla de Honor” son el sargento Félix Conde Falcón, y los fusileros automáticos Demensio Rivera y Miguel Vera.

Todos los 24 recibieron anteriormente la Cruz del Servicio Distinguido (DSC), la segunda más alta condecoración militar de EEUU.

Solo tres siguen vivos: el especialista Santiago J. Erevia, el sargento Melvin Morris y el sargento de primera José Rodela, quienes prestaron servicio en la Guerra de Vietnam.

Aunque Rodela, de origen mexicoamericano, superó las graves heridas físicas que sufrió en la jungla vietnamita en 1969 dijo que aún recuerda con dolor a Gui Cau, un niño camboyano huérfano que él cuidó como hijo propio –le enseño inglés- pero que falleció al pisar una mina.

“Nunca lo he olvidado porque él me salvó la vida. El vivía arrimado con una familia en un pueblito y se acostumbró a andar conmigo…me enteré de su muerte cuando desperté malherido en un hospital en Japón, fue un dolor tremendo para mí”, recordó Rodela.

El Pentágono prepara una ceremonia especial para los galardonados, y el jueves éstos visitarán los monumentos de sus respectivas guerras.

Será la primera visita de Rodela al monumento a la Guerra de Vietnam, donde piensa buscar los nombres de dos de sus camaradas, Rudy López y Joe Haga.

“Perdí a dos entrañables amigos y lamento que no estén acá para celebrar esta medalla”, dijo Rodela, quien afirmó que “nunca” vio discriminación en el Ejército.

La lista de galardonados y sus biografías se pueden leer aquí.