Phil Jackson asume mando

Los Knicks de NY presentan a su nuevo presidente de operaciones

Phil Jackson asume mando
Earl Clark (izq.) de los Knicks, es asediado por Jeff Green, de Celtics, en el partido más reciente del conjunto de Nueva York.
Foto: EFE

NUEVA YORK.— El buen hijo vuelve a casa, dirían las abuelas. Y así lo deben estar pensando los Knicks, cuando presenten hoy en la mañana a Phil Jackson, quien será su nuevo presidente.

Considerado uno de los mejores entrenadores de la NBA, sino el mejor, Jackson regresa a la casa donde inició su carrera como jugador profesional y a los que ayudó, precisamente a ganar sus dos últimas coronas de la NBA (1969-1970, 1972-1973).

La expectativa de la sufrida pero fiel afición de los Knicks es natural. Ya son más de cuatro décadas de fracasos y llega en un momento puntual, con un equipo en racha de seis triunfos en seguidilla y a solamente tres juegos y medio de distancia de los Halcones de Atlanta, poseedores del octavo lugar para ir a los playoffs.

El anuncio de Jackson venía rondando por la Gran Manzana desde hace muchos días pero desde que se conoció su llegada en condición de directivo ha tenido un efecto más que positivo en el equipo, que venía sumido en una terrible serie de malos resultados y con un pobre juego que no hacía sino presagiar la “descabezada” de su entrenador, Mike Woodson.

Coincidencia o no, la presencia del conocido “Zen Master”, por su filosofía de vida aplicada al juego, eleva la con dición de los Knicks en muchos aspectos, desde el de la imagen corporativa hasta pasando por la de la simple moral de los jugadores, muchos de los cuales no pueden ocultar su complacencia por la contratación.

“Estoy dispuesto a hacer lo que sea, con tal que esté en una posición donde pueda ganar, hago lo que sea”, indicó ayer el astro Carmelo Anthony al NY Post después de las prácticas.