Relaciones embarazosas

Intimidad durante la Dulce Espera
Relaciones embarazosas
Foto: Shutterstock

Cada embarazo es un milagro, un momento mágico que culmina con la llegada de una personita que, a pesar de su diminuto tamaño, ocupará tu vida entera.

Pero el embarazo también es una etapa molesta. La panza crece, los pies se hinchan, las náuseas persisten. Durante la dulce espera, muchas mujeres se sienten gordas, molestas y poco atractivas y estos sentimientos se reflejan en las relaciones íntimas con su pareja.

Algunas posiciones ya no se pueden, la panza incomoda y el cansancio tampoco ayuda. ¿Será seguro tener relaciones? ¿Le estaré hacienda daño al bebé? ¿Cómo me pongo para estar más cómoda?

“Sin lugar a duda, las relaciones íntimas cambian durante el embarazo, pero eso no significa que haya que suspenderlas”, señala la doctora Gloria Hodel y asegura que no existe una fórmula única que aplique a todas las mujeres. “Lo que para unas es normal y placentero, para otras puede ser intolerable. La única receta es tener una comunicación abierta con tu pareja”, indica Hodel.

A menos que, por razones médicas particulares el doctor prescriba lo contrario, es completamente seguro tener relaciones íntimas durante el embarazo. Tu cuerpo naturalmente protege a tu bebé y, si bien los orgasmos producen contracciones, éstas no son lo suficientemente fuertes para causar un aborto espontáneo, explica la doctora.

Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarte durante esta etapa:

  • Cada mujer es diferente y experimenta su embarazo de manera distinta. El deseo sexual fluctúa de trimestre a trimestre. Si durante los primeros meses, las náuseas y el cansancio pueden más que cualquier deseo, no te sientas mal. Recuerda que la intimidad con tu pareja va más allá del acto sexual.
  • Si por el contrario, las hormonas hacen que sólo puedas pensar en el próximo encuentro íntimo, disfrútalo. Durante el embarazo, aumenta la producción de oxitocina, también conocida como la hormona del amor, y el flujo de sangre en la zona pélvica. Esto hace que algunas mujeres experimenten orgasmos más intensos durante este periodo. La oxitocina también atraviesa la placenta, haciendo que tu bebé también se sienta feliz.
  • No tengas miedo de comunicar lo que sientes, tanto si tienes dolor, o si simplemente estás incómoda. Si una posición sexual ya no te resulta, díselo a tu pareja, para que juntos puedan explorar nuevas posiciones que eviten la presión excesiva en el abdomen.

¿Qué mejor momento para aplicar tu creatividad?