Sueños cumplidos: educar e informar

Sueños cumplidos: educar e informar
Foto: Suministrada

Desde jovencita soñaba con venir a Estados Unidos y darle una mejor vida a su familia. En 1995 lo consiguió. “Entré por la puerta grande, con un contrato de modelaje y papeles”, recuerda Jackeline Cacho.

Sus orígenes humildes, su deseo de estudiar y la enfermedad de su padre cuando ella tenía 11 años la condujeron a trabajar joven. “Era monilla y el trabajo de modelo me permitía llevar dinero a casa”, explica la periodista al repasar su adolescencia y cómo los problemas “la fortalecieron”.

Cacho estudió turismo y aviación comercial y empezó a trabajar para una compañía, compaginándolo con trabajos de modelo y certámenes de belleza. Cuando surgió la oportunidad de trabajar en Estados Unidos, no la desaprovechó.

Una vez en el país y viendo que “el modelaje no lo era todo” para ella, porque también le interesaba la comunicación, comenzó a trabajar en una radio en Houston, Texas. De ahí pasó a la televisión, el medio en el que ha crecido y donde sigue actualmente.

“Fue una bendición por trabajar en mi idioma y en lo que me apasiona”, destaca al repasar su labor en empresas como Telemundo y Univisión.

En esos años de aprendizaje descubrió “la responsabilidad que tenía de informar a nuestra gente”, declara, y a poder ser en positivo porque “el ser humano necesita inspirarse, creer que puede lograr cosas”, subraya.

Sin temor a hacer las maletas y comenzar de nuevo, Cacho viajó a Los Ángeles para trabajar en el canal mexicano Azteca en 2008. Fue aquí donde conoció a su hoy marido —una “pareja excepcional”— y socio en la compañía Finding Production.

“Juntos iniciamos nuestro sueño de informar a la comunidad en positivo” cuenta con satisfacción. Su objetivo es educar e inspirar a su gente.

El show Jackeline Cacho presenta Triunfo Latino se emite actualmente en el canal de cable Vme. “Creo que estamos despegando”, celebra.

Mujer de fe y apegada a su familia, Cacho destaca la intensa relación que mantiene con su madre. “Ella me inculcó mi fe y mi fuerza. Es mi mejor amiga y la que me pone los pies en la tierra”.

Cacho dice llevar una “guerrera inca” dentro que le sale cuando se pone terca. A la vez que no le asusta agarrar las maletas y cambiar de país o de estado. Lo ha hecho varias veces hasta asentarse definitivamente.