Guillermo del Toro sigue buscando nuevo talento

Guillermo del Toro le da oportunidad de oro a director mexicano

Guillermo del Toro sigue buscando nuevo talento
Guillermo del Toro produce ahora 'La delgada línea amarilla'.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO, D.F.— Guillermo del Toro, quien en los últimos años ha ayudado a debutar en sus respectivas películas al español J.A. Bayona (El Orfanato), al argentino Andrés Muschietti (Mamá) y al canadiense Troy Nixey (Don’t Be Afraid of the Dark), vuelve a ser mentor de un talento mexicano.

Celso García, a quien Del Toro descubrió hace más de una década en un concurso de cortometrajes, arrancará a finales de abril el rodaje de su ópera prima, La delgada línea amarilla.

El realizador de Pacific Rim participará como productor ejecutivo en el proyecto, en cuyo elenco ya han sido confirmados Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Silverio Palacios y Gustavo Sánchez Parra.

“Es una historia alejada del tipo de narraciones que cuenta Guillermo, pero lo que vio es una historia honesta, sencilla”, dijo García, en charla telefónica.

A rodarse en locaciones de San Luis Potosí, el filme seguirá el viaje de un grupo de hombres al que se le encomendó pintar la línea amarilla en los más de 200 kilómetros de carretera que conecta dos pueblos.

“Es una película muy masculina, con mucha testosterona. Este viaje que hacen sacará lo mejor de estos hombres”, añadió el novel realizador. “Son hombres que en algún momento perdieron el rumbo, y esta encomienda es una oportunidad en la que, sin darse cuenta, se están conociendo mejor a sí mismos”.

“Para mí, Guillermo ha sido una especie de tutor. Me apoya, pero sin entrometerse demasiado, sin querer modificar nada de mi guión. Me ha hecho sentir ese respaldo de que cuando necesite algo, él está ahí”, añadió el realizador.

Éste recordó que su primer cortometraje, Su radito, que inscribió a un certamen en el que Del Toro formó parte del jurado, fue la mecha que prendió la amistad entre ambos.

“Trataba sobre un viejito al que se le caía la radio por la ventana del cuarto piso y quedaba colgando del enchufe. Él tenía que recuperarlo porque se lo había regalado su esposa antes de morir”, detalló. “A partir de ahí surgió la relación con Guillermo. Me dijo que le había gustado mi trabajo y que lo iba a seguir muy de cerca”.