Acusan a Policía de Baldwin Park de violar Ley de Confianza

Las autoridades de Baldwin Park remitiron a migración a un hombre que detuvieron por conducir sin licencia
Acusan a Policía de Baldwin Park de violar Ley de Confianza
Sergio Rosales estuvo en un centro migratorio por siete días.
Foto: Suministrada

Una vez más la Policía de Baldwin Park está en el ojo del huracán, ahora por referir a un salvadoreño que conducía sin licencia a las autoridades migratorias, algo que activistas consideran una violación a la Ley de Confianza de California (Trust Act), en vigor desde el 1 de enero.

Sergio Rosales, liberado la semana pasada luego de haber permanecido siete días en el Centro Migratorio de Adelanto, es la presunta víctima. Su caso sigue en proceso en una corte de migración.

Él se dirigía a su trabajo el pasado 7 de marzo cuando fue orillado por una patrulla en Baldwin Park. Como no tenía licencia, ni alguna credencial, lo arrestaron para verificar su identidad.

La corporación sometió sus huellas digitales a la base de datos del Gobierno federal y descubrió una orden judicial de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) para mantenerlo en custodia. El 10 de marzo, ICE lo trasladó a su central en Los Ángeles y luego al complejo en Adelanto. Fue liberado el lunes 17 de marzo.

“Violaron la Ley de Confianza, lo único que él hizo fue manejar sin licencia, que no es un delito grave”, dijo Jonathan Pérez, organizador de la Coalición Juvenil de Inmigración (IYC).

Dicha ley sólo permite que las agencias policiacas entreguen a ICE a los inmigrantes con antecedentes penales serios. Sólo el 56% de los deportados de 2009 a 2012 cometieron un delito grave.

De 29 años, Rosales ingresó ilegalmente a este país en 2005 y hasta hace dos semanas era un obrero.

ICE indicó que en contra del salvadoreño pesa una orden de deportación dictada por un juez de inmigración hace nueve años. “Basado en una presentación reciente en la corte para reabrir este caso, los arreglos para su liberación están en proceso”, comentó su vocera Lori Haley.

La Policía de Baldwin Park negó que ignore la Ley de Confianza, y justificó la toma de huellas dactilares y la colaboración con ICE. “Nosotros tenemos que confirmar la identidad antes de extender la citación. Durante su registro había una orden judicial para su arresto emitida por ICE, les notificamos y les dimos la oportunidad de que vinieran por él”, detalló su portavoz David Reynoso.

“Esto es algo que raramente pasa en nuestra ciudad, quizás ocho veces al año”, continuó.

A finales de diciembre, la corporación detuvo por varias horas a decenas de inmigrantes sin licencia por no reconocer las matrículas consulares de México, aunque no dio parte a ICE. Luego dio marcha atrás a esta práctica ante las protestas.

Iveth Cervantes, amiga de Sergio, fue la primera en enterarse del arresto, que ella considera ilegal. “No era para que lo detuvieran cuatro días, para que ICE fuera por él”, reclama.

Aún atónito por su liberación condicionada (trae un grillete en el tobillo), Rosales dice que su hijo Jonathan, de 5 años, lo motivó a salir de este bache que ha pasado, asegura, sin ayuda de su consulado. “En cuatro ocasiones me pidieron firmar el pasaporte temporal para ser deportado”.

Él describe al funcionario “que decidía quien se iba y quien no” como un tipo de cabeza afeitada y 180 libras de peso, pero el Consulado asegura que sus representantes no reunen esas características. “Nosotros nunca presionamos a alguien […] siempre estamos dispuestos a prestar toda la atención a nuestros compatriotas”, indicó el vicecónsul Julio Calderón.