Muere Adolfo Suárez

El ex presidente forjó la transición democrática de España
Muere Adolfo Suárez
Adolfo Suárez, cuando juraba su cargo como presidente del Gobierno ante el rey Juan Carlos, en el Palacio de la Zarzuela.
Foto: authors

MADRID, España (EFE).— El ex presidente del Gobierno español Adolfo Suárez, político decisivo para impulsar la transición a la democracia, falleció ayer en Madrid a los 81 años tras dos días de agonía en los que todos los sectores políticos y sociales expresaron reconocimiento a su labor.

La enfermedad neurodegenerativa que le tenía apartado de la vida pública desde 2003 tuvo una evolución negativa en los últimos días, quePoco después, Ucrania perdió nada menos que su buque insignia, el Slavútich, y su único submarino, el Zaporozhiye.

“La tragedia de nuestra flota en Crimea tendrá que ser investigada. Cada segundo, cada milímetro, por todas las verticales y horizontales. […] El pueblo lo exigirá con determinación”, declaró ayer el ex primer ministro ucraniano Yevgueni Marchuk. Suárez pasó en una clínica de Madrid, hasta ocasionar ayer su muerte.

Su hijo mayor, Adolfo Suárez Illana, anticipó el viernes pasado por la mañana la noticia conocida ayer, ya que apuntó que el fallecimiento de su padre era inminente e incluso dio el plazo de 48 horas.

En estos dos días de agonía del ex presidente (1976-81) hubo un aluvión de elogios por parte de la clase política y desde el ámbito sindical y empresarial hacia quien dirigió desde la jefatura del Ejecutivo el proceso por el que España dejó atrás la dictadura de Francisco Franco (fallecido en 1975) e implantó un sistema de libertades.

Suárez propició el consenso, favorecido por la actitud de unos dirigentes políticos que hace casi cuatro décadas comprendieron que debían renunciar a parte de sus postulados para conseguir una convivencia democrática, y que se plasmó en la Constitución de 1978.

El rey Juan Carlos, que por sorpresa designó presidente a Suárez en 1976, subrayó a través de un mensaje difundido por la Casa Real que el ayer fallecido fue un “colaborador excepcional” para implantar la democracia en España.

“Mi gratitud [hacia Suárez] es honda y permanente y mi dolor es grande”, dijo el monarca, para quien Adolfo Suárez fue un hombre de Estado, alguien “que puso por delante de los intereses personales y de partido el del conjunto de la nación española”.

El actual presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, lamentó el fallecimiento de Suárez y subrayó la “grandeza histórica” de su acción y su condición de “hombre de concordia”.

Los ex presidentes democráticos José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero unieron su voz al elogio unánime que llegó desde toda España para honrar al político centrista que gobernó España en años más difíciles, en los que el terrorismo y la crisis económica mantuvieron en permanente zozobra a la sociedad española.

Suárez, que ganó las elecciones de 1977 y 1979, dejó su puesto en enero de 1981, criticado dentro y fuera de su partido y cuestionado por la prensa del momento, apenas unas semanas antes de que el 23 de febrero de ese año un grupo de guardias civiles entrara en el Congreso con intenciones golpistas durante el debate de investidura de su sucesor.

Pese al clima negativo que cosechó en su época de Presidente, el paso del tiempo atemperó esa percepción y en los últimos años su legado en favor de la democracia fue aceptado de manera unánime.

El presidente Rajoy anunció que fueron decretados tres días de luto oficial, que empezarán mañana, en los que las banderas de los edificios institucionales ondearán a media asta.

La familia velará esta noche en privado el cuerpo en una sala de la clínica donde falleció y este lunes por la mañana la capilla ardiente con sus restos se instalará en el Congreso de los Diputados, donde permanecerá durante 24 horas para que pueda recibir el homenaje de los ciudadanos.

A esa capilla ardiente tienen previsto acudir mañana tanto los reyes Juan Carlos y Sofía como los príncipes de Asturias.

El martes, Suárez será enterrado en la catedral de Ávila, provincia limítrofe a Madrid en uno de cuyos municipios nació en septiembre de 1932.

En días posteriores tendrá lugar un funeral de Estado, con lo que el protocolo será el mismo que cuando murió el sucesor de Suárez, Leopoldo Calvo-Sotelo (1981-82) en mayo de 2008.

El sentimiento de respeto por el político fallecido llegó a todos los ámbitos, desde la jerarquía católica hasta el deporte, de modo que en los partidos de futbol disputados ayer se guardó un minuto de silencio y los jugadores llevaban brazaletes negros de luto, incluido el más importante de la temporada, que esta noche jugaban el Real Madrid y el FC Barcelona.