Obama culpa al Congreso por alza en deportaciones

El Presidente de EEUU lo atribuyó al aumento en el número de agentes de ICE y de la Patrulla Fronteriza
Obama culpa al Congreso por alza en deportaciones
El presidente Obama ha sido el blanco de fuertes críticas y protestas de inmigrantes y activistas, por su política de deportaciones.
Foto: Getty

Washington – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atribuyó ese lunes el alto número de deportaciones de indocumentados al Congreso, que duplicó el número de agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y de la Patrulla Fronteriza.

Obama, cuyo gobierno ha deportado a unos dos millones de personas en los últimos cinco años, sostuvo en una entrevista radial con la cadena Univisión que la mayoría de las expulsiones de inmigrantes indocumentados ocurre en la frontera.

“La razón por la que estos números son altos es porque el Congreso duplicó el número de agentes del ICE y de la Patrulla Fronteriza. No creo que es algo necesariamente bueno o útil para muchas de estas familias”, dijo al programa “El Bueno, la Mala y el Feo”.

La administración Obama deportó a unas 369,000 personas en el año fiscal 2013, la mayoría mexicanos, en comparación con las 410,000 del año fiscal 2012.

El mes pasado su gobierno solicitó al Congreso $2,600 millones para identificar, detener y deportar a inmigrantes indocumentados en el año fiscal 2015.

Cuestionado por uno de los conductores sobre el promedio de 1,000 personas deportadas cada día, Obama dijo que por ello busca aprobar nuevas leyes de migración para evitar que se deporte a las personas y puedan tener una ruta a la legalidad y a la ciudadanía.

El mandatario apareció en el programa para promover la inscripción de los latinos a la Ley de Salud Asequible, cuyo plazo de inscripción vence el 31 de marzo para evitar la imposición de multas.

Los hispanos padecen la menor proporción de seguro de salud, pero de acuerdo con la Casa Blanca unos 10.2 millones podrían beneficiarse con la nueva legislación.

El Presidente reiteró que las familias mixtas –aquellas donde conviven ciudadanos, residentes e indocumentados, no deben preocuparse de que la información para anotarse en los planes de salud caiga en manos de las autoridades migratorias.

“No quiero que las personas se desanimen a buscar un seguro de salud, aunque sea sólo para unos miembros de la familia. Necesitan saber que la migración no tiene nada que ver en este proceso”, afirmó.