Piden cancelar venta de lujoso avión para Peña Nieto

El dinero que se invertirá en el avión para el uso del presidente mexicano sería suficiente para mantener un hogar durante 450 mil 571 años en México, argumenta una petición ciudadana, mientras que el 80 por ciento de los mexicanos vivien en la pobreza
Piden cancelar venta de lujoso avión para Peña Nieto
El avión presidencial mexicano será el más caro del mundo, por arriba del Air Force One del Presidente Obama y del avión de Vladimir Putin, presidente de Rusia.
Foto: Boeing / ethiopiaforums.com

Ciudad de México.- Un grupo de ciudadanos lanzaron en la plataforma Avaaz.org una petición dirigida a James McNenney, presidente de Boeing Co., para que detenga la venta del controvertido avión B-787 pactada por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y que se concretará durante la actual gestión del priista Enrique Peña Nieto.

La compra del que será el nuevo avión presidencial fue acordada a mediados de 2012 por un precio de 6 mil 308 millones de pesos ($370 millones de dólares aproximadamente) aunque en un principio se habló hasta de 10 mil millones de pesos bajo el argumento de que se necesitaba una aeronave de estas características para los viajes internacionales del mandatario.

La aeronave será pagada con $130 millones de dólares en efectivo más $120 millones financiados a 10 años y otros $120 millones para equipamento.

Su costo lo hace el avión presidencial más caro del mundo, incluso que el del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el Airforce One, y el del Presidente de Rusia, Vladimir Putin. El precio incluye la adaptación del avión y un complejo sistema de seguridad para garantizar la integridad del Presidente.

La petición hace notar que en México el salario promedio del mexicano es de $1 dólar la hora (13.26 pesos) y si se toma en cuenta que el ingreso promedio de los hogares mexicanos es de 144 mil pesos al año, aproximadamente, lo que se gastará en el avión sería suficiente para mantener un hogar durante 450 mil 571 años.

La petición asegura que el directivo de Boeing debe estar enterado de que la compra del avión “no es legal”, porque los recursos provienen de fondos que se deberían haber utilizado para ayudar a las personas afectadas por los desastres climáticos del año pasado, que afectaron a 23 entidades del país.