¿Podría reunión de Obama con el Papa impulsar reforma migratoria?

Se prevee que durante el encuentro entre Barack Obama y el Papa Francisco en el Vaticano se toquen temas de índole social, aunque un portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU duda que el Papa aborde directamente el tema de inmigración
¿Podría reunión de Obama con el Papa impulsar reforma migratoria?
El Papa Francisco recibirá al presidente Barack Obama en el Vaticano el jueves 27 de marzo. Obama (en la foto derecha) el lunes estuvo en palacio real Huis ten Bosch en la Haya (Holanda).
Foto: EFE

Washington.- La esperada reunión entre el presidente Barack Obama y el Papa Francisco el próximo jueves podría insuflar vida a asuntos como la estancada reforma migratoria, y la continua lucha contra la pobreza y la desigualdad social en EEUU, temas que cuentan con el espaldarazo del Vaticano.

En el marco de su gira por Europa, el primer encuentro de Obama con el Sumo Pontífice el próximo 27 de marzo en el Vaticano está generando grandes expectativas entre la comunidad hispana en EEUU, una comunidad que, de la mano de la Iglesia Católica, desde hace años encabeza la lucha por la reforma migratoria en este país.

“Tanto el presidente Obama como el Santo Padre coinciden en la necesidad de la reforma migratoria, de que se atienda a las poblaciones vulnerables y se protejan a las familias y los derechos de los inmigrantes. El Santo Padre goza de muchísima popularidad a nivel global y eso puede ayudar a que estos asuntos adquieran un mayor perfil”, dijo Kevin Appleby, encargado de asuntos migratorios de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB).

“Dudo de que el Papa aborde de forma muy específica los asuntos de la política interna de EEUU, pero desde luego puede aportarles autoridad moral. Todo presidente de EEUU se ha reunido con el Papa, no solo porque son líderes mundiales sino porque es algo que interesa a los votantes católicos en este país”, señaló.

Appleby advirtió que si bien Obama puede beneficiarse del encuentro en el Vaticano, sus acciones para ayudar a los inmigrantes son las que determinarán cuánto tiempo le dura ese beneficio.

“Las deportaciones tocan una vena muy sensible, y si Obama continúa su trayectoria en las deportaciones, eso no le ayudará entre los latinos”, observó Appleby.

La Casa Blanca asegura que Obama y el Papa tienen un “compromiso compartido” en la lucha contra la desigualdad social.

En ese sentido, algunos observadores creen que Obama destacará las medidas de su gobierno por mejorar la condiciones de vida de la gente pobre en EEUU, pero es muy probable que el Papa desee ver acciones más concretas.

Después de todo, el Papa ha dejado en claro que, a su juicio, la Iglesia Católica debe estar al servicio de los pobres.

Desde un prisma político, se prevé que el encuentro ayude a Obama a consolidar su apoyo entre los votantes católicos, que votaron por su reelección en 2012 aunque en menor porcentaje que en 2008 (53% en 2008 y 50% en 2012).

El encuentro entre el primer presidente negro de EEUU y el primer Papa latinoamericano se llevará a cabo cinco días antes de que el cardenal Sean O’Malley y varios obispos de la frontera sur realicen actos para recordar a los inmigrantes que han perecido en el desierto en su intento por cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos.

Durante una misa el próximo 1ro de abril en Nogales (Arizona), los líderes religiosos instarán al Congreso a que apruebe una reforma migratoria, al advertir de las consecuencias humanitarias del maltrecho sistema de inmigración.