Reconoce a un manipulador emocional cuando lo veas

El chantaje emocional te convierte en el instrumento del deseo de otro.
Reconoce a un manipulador emocional cuando lo veas
Foto: Flickr

A diario eres interpelada por personas que intentan convencerte de que hagas o dejes de hacer algo en el trabajo, en la escuela y hasta en tu propia casa. Argumentos racionales, críticas o el chantaje emocional son algunos de los medios para inducirte a hacer algo que no deseas.

Los argumentos y algunas críticas (constructivas) son herramientas de diálogo que te colocan como coprotagonista de la situación. Por el contrario, las malas críticas o el chantaje emocional te convierten en objeto para un fin que no te reconoce más que como a un instrumento del deseo de otro.

La manipulación o chantaje emocional causa daños difíciles de identificar y a largo plazo produce depresión y ansiedad. Por esto, es importante implementar algunas acciones para que tus relaciones interpersonales sean funcionales a tus propósitos y te permitan concretar tus metas creando lazos saludables con las personas de tu entorno.

Reconoce las tácticas de un manipulador emocional

  • 1. Los manipuladores emocionales saben cuáles palabras utilizar y cuándo decirlas. Saben fingir, por esto debes poner atención y dudar de llantos inesperados sin motivo aparente como de ataques de ira espontáneos.
  • 2. Una conducta manipuladora se basa en disfrazar la verdad. Cuando te sientas confundida con lo que dice y hace o si con frecuencia te responde “no soy perfecto, también cometo errores”, pon atención porque intenta cubrir su mentira y hacerte sentir culpable.
  • 3. Con frecuencia se burlan de tus ideas, temperamento y desaprueban tus decisiones. En tus días malos suelen mostrarse superiores y en tus días buenos expresar una furiosa envidia.
  • 4. En general, quieren ser el centro de atención de su entorno y se colocan como víctimas de algo o alguien, se lamentan y quejan para ganarse la compasión de todos.
  • 5. Te hacen dudar con frecuencia. El chantaje emocional hace que una persona comience a dudar de sí misma y de su cordura. El manipulador quiere tener siempre la razón para salirse con la suya.

Cómo evitar el chantaje emocional

  • 1. Apunta conversaciones para reconocer cuando miente y observa incongruencias entre lo que dice y hace. Pero no se las digas una a una a medida que las reconoces. Reúne varias discrepancias y muéstrale como su conducta global no es transparente.
  • 2. Pon especial atención a las conversaciones de sus amigos y familiares cuando hablan de él. Puede que escuches historias falsas sobre algo que hayas dicho o hecho.
  • 3. Crea espacios para dialogar y repasar problemas o discusiones con el manipulador. Procura buscar un lugar especial para conversar, fuera de tu casa, como un bar o una plaza.
  • 4. Si tu relación con el posible manipulador lleva un tiempo, reflexiona y compárate con la persona que eras antes de conocerlo: revisa tus metas, tu autoestima, tus actividades cotidianas y tu humor.

Si tu confianza y autoestima se redujeron, si estás irascible o de mal humor la mayor parte del tiempo, si has dejado de lado tus actividades personales y te reúnes cada vez menos con tus amigos y familia para enfocarte en tu rutina con el manipulador, es una alerta roja.

La psicóloga Ana Muñoz señala la importancia de enfrentar tu temor al rechazo, a cometer errores y a sentir culpa. Cuando sientas que las charlas con tus amigas no te ayudan a ver el problema y resolverlo, es momento de considerar la necesidad de buscar ayuda profesional. Ten siempre presente que la felicidad se da cuando lo que sientes, dices y haces están en armonía.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Couple por Tina Franklin, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/97481684@N08/13222947183/