Comienza la cuenta regresiva para Obamacare

Si no tiene un plan de salud para el 31 de marzo, podría enfrentar una multa

Comienza la cuenta regresiva para Obamacare
El 31 de marzo vence fecha de registro para 'Obamacare'.
Foto: Ciro César / La Opinión

A pocos días de que termine el período de inscripción abierta para La Ley de Salud Asequible, conocida comúnmente como ‘Obamacare‘, las autoridades saben que cuando se trata de inscribir a los latinos a los planes de salud, ellos prefieren hacer los trámites en persona con alguien que pueda responder dudas y llenar sus solicitudes.

Tal es el caso de Salvador Bermudez, a quien un amigo le recomendó que fuera a la oficina de inscripción de AltaMed, ubicada en el Este de Los Ángeles, a donde viajó desde Hesperia en el condado de San Bernardino.

“Me dijeron que aquí dan buen servicio, es español y que son confiables”, dijo Bermudez, quien no quiso quedarse sin inscribirse para un plan de salud antes de la fecha límite del próximo lunes 31 de marzo.

“En mi casa mi esposa tiene seguro a través del trabajo y tiene a mis dos hijos inscritos con ella. Yo soy el único que no tiene desde hace 2 años y me dijeron que si no me inscribía antes de que termine el mes, voy a tener que pagar una multa… y yo no estoy para andar pagando multas”, dijo Bermudez.

Aquellos que no compren un seguro médico a finales de mes (y puedan costearlo) enfrentan una multa de 1% de sus ingresos en los impuestos del año entrante.

CINCO PASOS PARA INSCRIBIRTE EN UN PLAN DE SALUD

Así como Bermudez, la mayoría de latinos prefieren ese contacto directo con una persona que les explique las opciones de cobertura.

“Aún estamos aprendido y evaluando qué funciona y qué no. Pero tenemos claro que el contacto personal en la comunidad latina es vital… es por eso que hemos formado alianzas con 120 organizaciones comunitarias y tenemos a unos 17 mil agentes de seguros disponibles en las diferentes comunidades”, aseveró Peter Lee, director ejecutivo de Covered California, el mercado estatal de seguros de salud.

Las últimas cifras de Covered California indican que en total se han inscrito alrededor de un millón de personas (las predicciones eran de 800 mil). De éstas, un 40% son blancos, un 17% son latinos y el resto son de otras minorías.

Algo mas que han aprendido las autoridades es que el 85% de los que se inscriben pagan su cuota mensual.

“Nos dimos cuenta, a través de encuestas, que muchas personas estaban confundidas sobre cuándo tendrían que pagar. Algunos pensaban que tendrían que pagarle a la persona que los inscriba… a través de programas educativos les hemos comunicado que no tienen que pagar cuando se inscriban, pero que sí tiene que pagar la cuota mensual (cuando les llegue el cobro)”, dijo Lee.

El director de Covered California agregó que a los latinos se les ha tenido que enseñar conceptos básicos como qué es un copago o que tendrán que pagar una cuota mensual para obtener cobertura médica. Además, cómo escoger un plan de seguro y los beneficios a los que tiene derecho.

“Ha sido una lección grande, principalmente en la comunidad latina. El proceso de inscripción no es tan fácil como inscribirse y listo, hay que educar a la gente en cada paso del proceso“, añadió

Una de las instituciones que desde el principio supo que necesitaría oficinas y personal especial para atender a las personas es AltaMed.

“No es porque seamos menos capaces, es cuestión cultural. Nosotros necesitamos ese contacto con las personas y necesitamos saber que podemos confiar antes de dar todos nuestros datos personales a un desconocido por teléfono o en internet”, dijo Mauricio Correa, director de servicio a la comunidad.

AltaMed cuenta con dos oficinas especializadas el Este de Los Ángeles y en Santa Ana, en el condado de Orange. Además, tiene consejeros de beneficios en cada una de las clínicas.

Otra forma de inscripción que también ha funcionado ha sido la visita de puerta en puerta que han realizado el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU) y las promotoras comunitarias. Ambas recibieron donativos para contratar personal que fuera a cada casa en comunidades pobres para educar a las personas e inscribirlas.

Las campañas de inscripción en las bibliotecas públicas también han dado resultado, no así los eventos en algunos distritos escolar, dijo Jacqueline Luna, una de las miles de registradores certificadas de seguro de salud.