Niña de Los Ángeles pidió ayuda al Papa

Papa Francisco le dio"su palabra" de que hablará con Obama sobre deportaciones.
Niña de Los Ángeles pidió ayuda al Papa
Jersey Vargas hablo con el Papa Francisco sobre su padre a punto de ser deportado de Estados Unidos a México.
Foto: Suministrada

“Una luz de esperanza” es lo que Lola Vargas ve en el acercamiento que su hija, Jersey Vargas, tuvo ayer con el papa Francisco en el Vaticano.

Hasta allá llegó la niña de Panorma City para pedirle al Pontífice su intercesión con el presidente Obama para que pare la deportación de su padre, junto con las de otros miles.

Jersey, de 10 años, alumna de cuarto grado en la Noble Elementary, se ha convertido en el orgullo de su madre, su padre, y de quienes la conocen, por haberse aventurarse a pedir ayuda del mismo pontífice para que su papá, Mario Vargas, quien lleva más de 5 meses detenido en una prisión de Indiana no sea deportado a México.

“Me persignó, me dio un beso en mi frente y me dijo que va a hablar con el presidente Obama de mí. Me siento muy contenta porque me dio su palabra y eso me conforma”, compartió la niña con La Opinión vía telefónica desde Roma.

“Me siento muy feliz. Me siento orgullosa de ella. Me dijo que le entregó la servilleta que yo le hice al Papa y que está contenta por lo que hizo”, dijo la madre de Jersey sobre la hazaña de su hija. “Su papá lloró cuando hablamos por telefono”.

La mamá explicó que la servilleta que hizo para el sumo sacerdote de la iglesia católica, tenía dos palomas blancas en un nido, que representaban la familia que ella tenía con su esposo, y que “ahora ese nido esta roto”.

La niña pudo explicar al Papa ese significado entre lágrimas, también la situación de miles de niños que sufren a diario la perdida de sus padres por las deportaciones.Jersey espera que cuando vuelva de Roma a Los Ángeles, “mi papi ya este de vuelta con nosotros”.

“Es posible”, dijo la madre, quien indicó está recaudando los $5,000 que necesita para pagar la fianza y que su esposo quede libre para iniciar su proceso legal e intentar quedarse en el país.

“Hemos sufrido mucho desde que lo detuvieron. Hemos sobrevivido con $1,500 de la venta del carro que le quitaron a mi esposo. Vendo tamales, limpio casas, y lo que sea para salir adelante”, confesó la mujer originaria de Hidalgo, y madre de 5 hijos; 3 nacidos en los EE.UU., inlcuyendo Jersey, y 2 en México.

“Es un orgullo tremendo ver que una niña tan chiquita sea tan valiente en viajar sola sin su padres, hasta Roma, ¡wow! es algo tremendo.. de admirarse”, expresó Dora Valdovinos, una conocida de la familia Vargas. “Me parece maravilloso que no solo este luchando por su papá, sino por los padres de otros niños. Es algo que debe inspirar a muchos”, destacó.

Obama tenía programada una reunión con el el papa Francisco el día de hoy, motivo por el que una comitiva de organizaciones comunitarias que abogan por las familias inmigrantes, decidieron viajar al Vaticano para conseguir que el Papa urgiera al presidente a parar las deportaciones.

Alicia Flores, de Hermandad Mexicana Oxnard, quien viajo con la comitiva a Roma, se mostró contenta de que Jersey pudo acercarse al Papa de la forma que lo hizo, y aseguró se sienten satisfechos de haber cumplido con el objetivo del viaje.

“Fue un momento muy emotivo. Entregamos las 1500 cartas, le gritamos al Papa con las pancartas nuestro mensaje, así que estamos muy satisfechos de que pudimos llevar hasta el final la misión”, dijo vía telefónica, horas después del acontecimiento.

Señaló que harían lo posible por acercarse al punto de reunión entre el presidente y el pontífice como último recurso, antes de regresar el sábado por la tarde a Los Ángeles.

“Mi hija es admirable, es la que nos da fortaleza a toda la familia. Ella dice que hará lo que sea para que otros niños no sufran lo que ella esta sufriendo, y lo esta logrando”, sostuvo Lola.

Cara Schneider, directora de la escuela a la que asiste Jersey, se expresó muy orgullosa de su alumna, a quien conoce desde que iba a kinder y a la que describió como “valiente y segura de si misma”.

“Ella ha compartido con nosotros lo que le pasó a su papa desde el principio. Nos enorgullece que sea ella quien representa a otros niños en la misma situación”, dijo.