Republicanos no respaldarán plan para reforma migratoria

Se necesitan al menos 27 republicanos para impulsar el proyecto de ley en la Cámara de Representantes
Republicanos no respaldarán plan para reforma migratoria
Nancy Pelosi, congresista de California, líder de la minoría demócrata
Foto: Pilar Marrero

Al menos dos de los tres republicanos que co auspician el proyecto de ley sobre reforma migratoria en la Cámara de Representantes no apoyarán una nueva estrategia demócrata para impulsar la medida, que se difundirá este miércoles.

La estrategia es conocida como “petición de descarga” y es una táctica legislativa que puede utilizar el partido minoritario (demócratas) para forzar un voto en el Congreso.

El número mágico es 218, esa es la cantidad de firmas de legisladores necesaria para ganar. Actualmente hay sólo 191 demócratas con derecho a voto que apoyan el proyecto de ley HR15.

Al menos se necesitan 27 republicanos que firmen la petición y hasta ahora tanto David Valadao como Jeff Denham, ambos congresistas republicanos de California han confirmado a La Opinión que no lo harán.

La oficina de Valadao aseguró que “esto es una movida política de los demócratas más que un esfuerzo real por encontrar una solución y reparar el sistema de inmigración”.

Sólo en 7 ocasiones en la historia del Congreso una petición de descarga ha tenido éxito. En general es usada como último recurso, ya que obliga a los legisladores del partido mayoritario a enfrentarse con su liderazgo lo que acrecienta el partidismo en el Congreso.

Denham aseguró que “no firmará la petición y prefiere trabajar a través del proceso de comités”. También comentó que seguirá “poniendo presión en su bancada para sacar otros proyectos de ley de inmigración adelante”.

Por su parte, la oficina de la congresista republicana de Florida Ileana Ros-Lehtinen no respondió a las consultas de La Opinión.

Fuentes conservadoras en el Capitolio ven la petición como una movida política que dará cubierta a los demócratas en las próximas elecciones y que arruina el ambiente político para este año al hablar de una posible negociación.

Consultados, fuentes en el liderazgo demócrata insistieron en que “los republicanos han extendido una y otra vez los plazos para negociar sin llegar a nada”.

Este año los demócratas impulsaron una petición de descarga para aumentar el salario mínimo y fracasaron.