Cierran planta de quesos rusa por “selfie” en tina de leche

Trabajadores de Trade House Cheeses en Siberia festejaron el año nuevo con un baño en una tina de leche
Cierran planta de quesos rusa por “selfie” en tina de leche
Un grupo de empleados desnudos festeja en un tanque de leche en una planta de lacteos en Omsk, Rusia.
Foto: Vkontakte

Una planta de lácteos de Siberia fue clausurada temporalmente este viernes, después de que sus trabajadores publicaron unas fotografías en pleno baño de leche, informó una agencia de supervisión de los consumidores de Rusia.

Trade House Cheeses, un productor lechero en Omsk, a unas 1,600 millas al este de Moscú, cerró sus puertas durante 90 días para una inspección urgente después de las quejas derivadas de fotografías y un video publicado por uno de sus empleados en una red social rusa.

En las fotografías y clips de vídeo publicados en la víspera de Año Nuevo por el trabajador Artyom Romanov, se puede ver a un grupo de empleados desnudos relajándose en un recipiente lleno de leche, que utilizaron como parte de su celebración.

“Pero, en realidad, nuestro trabajo es muy aburrido. ) ) )))” Romanov escribió en un pie de foto que acompaña a las imágenes.

“En un chequeo encontramos el contenedor en el que los trabajadores se bañaban y los tazones en los que fueron fabricados los quesos bajo un cúmulo de otras violaciones de las normas sanitarias”, dijo Marina Boyko, directora adjunto de la agencia de inspección sanitaria de la región de Omsk.

Después que el video apareció en la NTV, una cadena de televisión federal, muchos residentes de Omsk se negaron a comprar productos fabricados en la planta, según informó la televisora.

“Las instalaciones de producción y servicios se encuentran en una condición sanitaria técnica satisfactoria”, según el comunicado, pero aclara que “las condiciones para la higiene personal son insuficientes”.

Por su parte, Yanin, el presidente de la junta de la Confederación Rusa de las Sociedades de Consumo, un grupo con sede en Moscú, indicó que no hay forma de prevenir que otro grupo de entusiastas haga algo parecido en otra planta.

“Lo que ocurrió en esta planta de lácteos en Omsk es, por supuesto, un caso de pura idiotez, pero hoy en día no hay nada para prevenir este tipo de idiotas de caer en atropellos similares o que violan rutinariamente la producción y las condiciones sanitarias en otras partes del país”.

Con información de LA Times