El eco de Chávez Ravine

Richard Montoya habla sobre la reposición de su pieza histórica
El eco de Chávez Ravine
Richard Montoya ha basado su carrera profesional en obras de carácter social y político.
Foto: Craig Schwartz

“Siempre me alegra que me inviten al oeste de Los Ángeles; es importante cruzar la línea”.

Desde la primera frase, Richard Montoya se muestra como el artista sensible que es, con un poso ético y social que impregna su vasta obra, desde 1984 ligada al trío satírico Culture Clash.

Nacido en San Diego, en 2003 escribió —junto con sus compañeros del ‘Clash’— la obra Chávez Ravine, que formará parte del programa Westside Connections, el próximo 3 de abril, en el teatro Moss de Santa Mónica.

La historia trata la controvertida edificación (de 1959 a 1962) del estadio de los Dodgers, que obligó a desplazarse a todo los vecinos de la zona. Un trabajo que, ahora, será enriquecido con las melodías de los músicos de Los Angeles Chamber Orchestra. Sin olvidar, eso sí, el drama que representa.

“[La nueva versión de la obra] será muy respetuosa con los residentes de Chávez Ravine, haciendo hincapié en esa parte de la historia de Los Ángeles que se cimenta sobre sus vivencias”, indicó a La Opinión. “Habrá momentos de silencio, en el que el poeta no dirá nada y la batuta del director de la orquesta parará”.

“Más pronto que tarde, si no está ocurriendo ya, habrá una problemática de vivienda, unida a las clases sociales, en zonas como Echo Park. Los hipsters que se están apoderando desde Brooklyn hasta San Francisco y, ahora, Los Ángeles, puede pagar un millón de dólares por lofts, lo que provoca que mucha gente se tenga que ir. Es una problemática social y de vivienda, como lo fue la de Chávez Ravine. El tema vuelve a ser de actualidad”.

Montoya reconoce que el hecho de ser chicano ha afectado su visión del mundo: “Me tengo que preguntar a mí mismo por qué mueren mexicanos en el lado estadounidense del desierto de Sonora”, indicó. “[Y con mi trabajo] siempre intento abrir los ojos a la gente. Y la vía puede ser bien el corazón o bien el humor”.