¡Mi hijo no quiere dejar el pañal!

Experta ofrece consejos que facilitan el proceso
¡Mi hijo no quiere dejar el pañal!
Foto: Shutterstock

Uno de las etapas más estresantes del desarrollo de los niños es el momento cuando hay que enseñarles a ir al baño solitos.

Los accidentes, el llanto, los gritos… todo esto causa tensión y, a veces, hasta regresión en los menores que se niegan con persistencia a sentarse en su colorida bacinilla o en los nuevos adaptadores que han salido para colocar en los inodoros, y que vienen hasta con escalera.

Pero necesariamente este momento no tiene que ser estresante. Tú tienes la elección de convertirlo en un drama o en un momento divertido tanto para ti como para tu peque.

La psicoterapista Romi Torres-Wards, con practica en el Condado de Los Ángeles, te ofrece estos consejos que facilitarán el proceso de dejar el pañal.

  • Conoce bien a tu hijo. Si lo conoces, sabrás cuándo está listo para comenzar su entrenamiento para dejar el pañal. Generalmente, alrededor del año o los 18 meses de edad, los peques comienzan a identificar que lo que sienten son ganas de hacer pipí o popó.
  • Se paciente y comprensiva. No presiones, deja que tu niño trabaje a su tiempo. No hay nada peor que una mamá o un papá impaciente e impositivo a la hora de enseñarle al menor que haga pipí o popó en la bacinilla.
  • Haz del proceso un juego. Háblale sobre la nueva aventura que va a vivir, “porque ya no es un bebé sino un niño grande”, y llévalo a la tienda para que escoja la bacinilla o el adaptador para el inodoro que va a usar.
  • Crea una rutina para tu niño. Motiva al menor a que se siente en su bacinilla a la hora que más o menos has detectado se le mueve el estómago.
  • Una mano de regalos. Elógialo y prémialo si hace sus necesidades en la bacinilla, así se sentirá motivado y orgulloso de seguir haciéndolo.
  • Enséñale con el ejemplo. Muéstrale cómo te sientas tú en el inodoro cuanto tienes ganas de ir al baño. Los niños imitan todo lo que hacen los adultos; por ello, este método no falla. Y para acelerar el proceso en los varoncitos, Torres-Wards dice que es importante que los papás se involucren en el proceso, enseñándoles cómo se orina de pie ante el escusado o retrete .

Compartimos contigo un video de Plaza Sesamo que puede ayudar a motivar a tu bebé: