Padre evita deportación, hija dice fue “milagro” tras reunión con Papa

“Yo creo que fue un milagro, porque si no hubiera hablado con el papa Francisco esto no hubiera pasado tan rápido”, aseguró la pequeña Jersey.
Padre evita deportación, hija dice fue “milagro” tras reunión con Papa
Mario Vargas fue detenido y encarcelado en Louisiana en octubre de 2013 por conducir sin licencia de manejo.
Foto: Suministrada

Como por “un milagro”, esta mañana salió libre de una prisión de Louisiana, Mario Vargas, el padre de la niña Jersey Vargas, quien estuvo a punto de ser deportado del país luego de pasar cinco meses detenido en una cárcel de ese estado.

El encuentro de su pequeña hija Jersey, de 10 años de edad, con el papa Francisco el pasado miércoles en el Vaticano, a unas horas de la reunión de este con el presidente Obama, le dio la vuelta a los medios y redes sociales. Y eso porque la niña pidió al Sumo Pontífice interceder por la deportación de su papá.

“Yo creo que fue un milagro, porque si no hubiera hablado con el papa Francisco esto no hubiera pasado tan rápido”, aseguró la pequeña a La Opinión vía telefónica desde Roma, sobre la liberación de su padre.

El papa le había prometido a Jersey que hablaría con Obama sobre parara las deportaciones de indocumentados.

“Me siento muy feliz de que ya nunca voy a estar triste, porque ahora voy a estar siempre con mi papá”, dijo la pequeña de Panorama City. “Nunca más me voy a separar de él”.

Por su parte, su papá dijo a través de su abogado, Alex Gálvez, que se siente feliz de estar libre, después de tanto tiempo.

No puedo esperar a regresar con mi familia”, comentó.

El abogado que logró su liberación, indicó que este logro sacarlo luego del pago de una fianza de $5 mil, y que está listo para iniciar su caso en Los Ángeles. Además, aseguró que ganarán el caso y que en menos de dos meses Vargas “tendrá un seguro y una licencia de manejo para estar legal en este país”.

Gálvez señaló que tan pronto como el próximo lunes pedirá que el caso pase de Louisiana a California, y a partir de ahí solicitar la cancelación de deportación, congelar el caso y apelar su legalización bajo discreción.

“No solo creo, estoy seguro que vamos a ganar el caso”, afirmó el abogado. “Vargas tiene más de diez años en el país, con buena conducta y con hijos nacidos aquí. No hay razón para no estar confiados de ganarlo”.

Su esposa, Lola Vargas, se encuentra ansiosa de poder ver mañana a su hija, quien regresa de Roma, y a su esposo, quien fue detenido y encarcelado en Louisiana en octubre del año pasado por conducir sin una licencia de manejo. Vargas llegó indocumentado a este país hace más de 10 años procedente del estado de México.

El matrimonio tiene cinco hijos, de los cuales tres son nacidos en este país, incluyendo Jersey, y dos más nacieron en México.

“Se está preparando para hacerles su comida preferida: mole con frijoles charros”, compartió Gloria Saucedo, directora ejecutiva de Hermandad Mexicana Youth Center de Van Nuys, quien tomo el caso de la familia Vargas desde su inicio.

“Me da mucho gusto porque este caso puede ser un precedente para los demás. Las familias no deben de estar separadas, ni los niños, como Jersey, deben estar sufriendo tanto por las deportaciones”, apuntó.

“La unificación familiar debe ser lo primordial, y por esta nunca se debe de perder la esperanza”, agregó Saucedo, quien destacó que este caos es un ejemplo de que “cuando te acercas a la comunidad, se organiza y piden ayuda, las cosas salen diferentes”.