Ponen presión sobre los hombros de Xavier Becerra

Los próximos meses serán decisivos en la relación entre el legislador y activistas
Ponen presión sobre los hombros de Xavier Becerra
Activistas critican que el congresista hispano de California Xavier Becerra, sólo se enfoque en estrategia legislativa para frenar las deportaciones
Foto: Getty

Quieren un cambio y levantarán el polvo hasta conseguirlo, esa es la actitud que están adoptando grupos de jóvenes activistas, quienes se enfocarán especialmente en el congresista hispano de California Xavier Becerra y su postura pública en contra de la acción ejecutiva para frenar las deportaciones.

Becerra es un jugador clave y eso nadie lo duda. Es uno de los legisladores hispanos más antiguos del Congreso, además de ser parte del liderazgo de su partido en la Cámara de Representantes. Eso lo ha llevado al puesto de presidente del caucus demócrata.

El único latino que ha logrado algo similar fue Robert Menéndez, quien actualmente es el único hispano demócrata en el Senado.

La posición de Becerra lo pone en un lugar único y grupos de jóvenes activistas se enfocarán particularmente en las señales que el dé a nivel público y privado, para presionar a la Casa Blanca y poner fin a las deportaciones.

Hasta ahora Becerra ha puesto su enfoque en la estrategia legislativa en el Congreso para lograr una reforma migratoria, el liderazgo demócrata mantiene esta misma línea. “La única solución permanente para parar las deportaciones es una reforma migratoria”, ha insistido el legislador en reiteradas oportunidades.

Consultado por La Opinión respecto a estas críticas Becerra aseguró que “mientras sean parte de un debate constructivo, las opiniones valen y todos los esfuerzos para lograr una reforma son útiles. Veo la pasión de muchos en este asunto, incluyendo la mía. Yo he estado en esta lucha por 22 años y pongo mi récord enfrente de cualquiera”.

“No se puede detener las deportaciones sin cambiar la ley, uno puede temporalmente detener una deportación, pero es temporal, no creo que las personas busquen sólo eso, ellos quieren saber que pueden quedarse, vivir, estamos trabajando para cambiar las leyes y dentro de las leyes que actualmente no operan bien, estamos tratando de hacer los ajustes necesarios de manera inteligente”, indicó a La Opinión.

Los jóvenes no ven progreso en el Capitolio. “Pondremos mucha presión en él, necesitamos que tenga una postura más decisiva sobre este tema, está más centrado en los intereses del liderazgo demócrata en las elecciones que en el fin de las deportaciones”, aseguró César Vargas, director ejecutivo de la organización de cabildeo DRM Action Coalition, quien pretende organizar una serie de manifestaciones enfocadas en Becerra.

Grupos como United We Dream están enfocados también en poner presión en el liderazgo demócrata incluido Becerra.

Este viernes, por ejemplo, la organización tendrá una protesta en las afueras de las oficinas del Comité Nacional Demócrata en Houston, Texas, para poner fin a las deportaciones. También en la semana lanzaron una campaña por Internet con el mismo objetivo.

“Es inaudito que veas al liderazgo blanco demócrata en el Senado pronunciándose y que los latinos en la Cámara de Representantes no estén haciendo lo mismo. Los vamos a empujar, necesitamos que se pronuncie más fuerte y públicamente para detener las deportaciones”, comentó Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream.

En el patio trasero de Becerra las cosas no son muy distintas, Alessandro Negrete, vocero de California Immigrant Youth Justice Alliance, también enfatizó que realizarán actividades enfocadas en presionar a Becerra.

“Él es uno de los representantes de Los Ángeles que tiene en su distrito el número más grande de indocumentados. No ha abierto la boca para decirle a Obama que deje de deportar a la gente. Si lo ha hecho en privado, eso no nos sirve nada, el público no tiene algo tangible para hacerlo responsable de sus palabras”, dijo.