Cate Blanchett sufrió un accidente en su último rodaje

La actriz australiana tuvo un percance automovilístico luego de que su vehículo se quedara sin frenos

Cate y su compañera Rooney vivieron una experiencia terrible.
Cate y su compañera Rooney vivieron una experiencia terrible.
Foto: EFE

La oscarizada Cate Blanchett y su compañera Rooney Mara vivieron una accidentada jornada de trabajo durante el rodaje de ‘Carol’, su última película, un desagradable episodio que tuvo lugar durante la filmación de una escena que les obligó a montarse en un vehículo con los frenos estropeados.

A los pocos minutos de arrancar el coche y empezar a circular por una carretera llena de placas de hielo, las dos actrices vivieron una de las peores experiencias de su vida.

Cate era la encargada de conducir el automóvil, mientras que Rooney ocupaba el asiento del copiloto. Se suponía que solo tenían que recorrer un par de kilómetros a toda velocidad con el coche para grabar varios planos, pero al final acabaron poniendo sus vidas en peligro. En el momento en que debían detenerse, Cate se dio cuenta de que el pedal del freno no funcionaba, y aunque lo pisó con todas sus fuerzas, nada podía reducir la velocidad de un coche que iba desbocado”, reveló una fuente de la producción al semanario estadounidense National Enquirer.

En un intento desesperado por forzar los neumáticos y detener el vehículo, Cate Blanchett decidió dar un giro de volante hacia la derecha con la intención de que el coche acabara derrapando, una maniobra que no solo les llevó a invadir la cuneta de la vía, sino que también provocó que acabaran estampadas contra una valla de madera que se encontraba a pocos metros.

“Cate y Rooney no podían parar de chillar cuando se dieron cuenta de que el coche estaba completamente fuera de su control, pero a pesar del pánico, Cate reaccionó como la buena conductora que es. Decidió colocarse en el carril izquierdo y dar un volantazo a la derecha para que las ruedas se desgastaran y frenaran progresivamente el vehículo. Las dos sabían que era más que probable que acabaran en la cuneta, pero lo que no se esperaban es que, por culpa de una placa de hielo, el coche terminara estampado contra una valla de madera”, aseguró el mismo informante.

Tan pronto como las dos intérpretes pusieron fin a su desafortunada travesía, todo el equipo de la película salió corriendo en dirección a la escena del siniestro para comprobar que no habían sufrido lesiones graves, pero antes incluso de que llegaran pudieron escuchar a una dolorida Rooney gritar: “Nos encontramos bien, no tenemos ningún problema. Pero la parte frontal del coche está destrozada”. Una vez recuperadas del susto y preparadas para volver al trabajo, Cate Blanchett y Rooney Mara escucharon aliviadas que el director de la cinta había tomado los mejores planos posibles de su escena del coche y que no era necesario que volvieran a ponerse al volante.