Caen padres de niños secuestrados

Pareja que se llevó a sus hijos de Boyle Heights, se entregan en la frontera mexicana
Caen padres de niños secuestrados
Rosa Chairez y Enrique Felix aparecen en una foto difundida por el LAPD junto a dos de sus hijos.
Foto: Suministrada

Rosa Chairez y su esposo Enrique Félix, acusados del secuestro de sus cuatro hijos en Boyle Heights, se encuentran ahora detenidos en Los Ángeles, luego de entregarse a las autoridades en la frontera con México.

Según la Policía de Los Ángeles, Chairez contactó a los detectives de la estación Hollenbeck para informarles que ella y su esposo estaban dispuestos a entregarse. La pareja se encontraba en la garita de Otay Mesa, en San Diego.

Chairez y Félix enfrentan cargos por el secuestro de sus cuatro hijos biológicos, dos niños de 5 y 7 años y unas gemelas de 1 año, quienes estaban bajo custodia de su abuela materna, María Chairez. Los niños habían sido removidos de su casa debido a la situación de violencia doméstica que enfrentaban y solo habían estado una semana con su abuela.

El viernes 14 de marzo, Chairez y su esposo llegaron a la casa de la madre de esta y se llevaron a los niños a la fuerza.

“El hombre [Félix] me presionó y me detuvo mientras ella me arrancaba a las niñas. Yo estaba tratando de convencer a mi hija de que no lo hiciera, de que no cometiera ese error”, dijo la abuela de los menores en una entrevista previa con La Opinión. “Ellos les dijeron a los niños que corrieran. Ellos lo hicieron porque quieren a su mamá. Yo grité a los vecinos que llamaran a la Policía y él oyó y le dijo a mi hija ‘tu mamá nos echó la Policía'”, añadió.

Los niños fueron localizados cuatro días después en la frontera con México. De acuerdo el LAPD, la abuela paterna contactó a la estación de Hollenbeck la mañana del martes 18 de marzo para informarles que ella se encontraba con los niños en la frontera. Los niños fueron trasladados a Los Ángeles y colocados bajo la custodia del Departamento de Servicios Familiares e Infantiles (DCFS).

Rosa Chairez enfrenta una fianza de 510 mil dólares y Felix tiene una fianza de 570 mil.

La esperanza de la madre de Rosa Chairez era que su hija se entregara, ya que consideraba que la influencia de su esposo la indujo a cometer el error de secuestrar a sus propios hijos.

“Por 12 años hemos sido víctimas de una familia que no educó [a su hijo]”, dijo Chairez, destacando que la familia de su yerno ha tenido problemas con la ley. “Mi hija es una víctima de la irresponsabilidad de unos padres que no educaron, una madre que no se dedicó a sus hijos”.