Cuándo es amor y cuándo es enamoramiento

Conéctate con honestidad con lo que sientes, dices y haces en el misterioso mundo del amor.

Guía de Regalos

Cuándo es amor y cuándo es enamoramiento
Con frecuencia usamos amar, querer o estar enamorados como sinónimos, pero no son lo mismo.
Foto: 51211-6 por J.K. Califf, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución "Sharealike" en http://www.flickr.com/photos/emerycophoto / 5888456586/

Con frecuencia usamos amar, querer o estar enamorados como sinónimos. Esos conceptos sirven para ponerle palabras a las emociones y describir situaciones conforme con lo que sentimos. También te habrá sucedido que tu chico te habrá preguntando qué significa para ti estar enamorada y más de una vez te habrás preguntado qué entiende tu chico por “amor”.

Mientras el amor es una construcción racional y voluntaria, el enamoramiento, como su antítesis, es un accionar involuntario de emociones inconscientes. Te propongo que reflexionemos sobre el valor de esas palabras y su uso desde la puesta en práctica de lo que sentimos, decimos y hacemos en el misterioso mundo de las relaciones humanas.

El enamoramiento producto de las emociones

Estar enamorada es lo más parecido a aquellos sentimientos y emociones que parecen dominarte. Es la puesta en práctica del deseo irresistible por ese chico que te tiene en las nubes. Cuando estás enamorada no operas de manera racional sino con tu lado inconsciente: una tormenta que agita el mar del deseo.

Cuando nos enamoramos lo que hacemos es apegarnos a alguien que pueda potencialmente cubrir nuestras necesidades infantiles. Muchas veces nos enamoramos de la persona que menos nos conviene quizás porque no nos sentimos convenientes para nadie.

Los desencuentros e insatisfacciones de estar enamorados tienen que ver con la forma en la que aprendimos a experimentar las emociones. Resistir los sentimientos o guardarlos no provoca más que una capacidad de diferenciación de las emociones limitada y pobre.

Por eso, anímate a pensar en estar enamorada como una experiencia plena para sentir sin reprimir ni resistir las emociones. Algunas serán incómodas, otras placenteras y algunas más te avergonzarán. Pero de esta forma estarás practicando el ejercicio de sentir y emocionarte en libertad, lo que te permitirá madurar tu capacidad de diferenciación y tu fortaleza para encontrarte con el otro.

El amor como una construcción cultural

Por más frío que suene, el amor es producto de la construcción racional o tal vez sería más saludable si lo pensamos así. Mientras el enamoramiento es ese lado instintivo, el amor es una construcción cultural: son convenciones y acuerdos entre las personas sobre la base de las emociones y sentimientos.

Esas convenciones son las más cotidianas que tenemos: dónde viviremos, cómo colaboramos para mantener la casa, cuántos hijos queremos tener, cómo distribuimos las responsabilidades de vivir juntos. El amor como un constructo cultural no es más que el compromiso voluntario que asumimos luego de encontrarnos en el enamoramiento y cuando decidimos transitar juntos el camino del amor.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de 51211-6 por J.K. Califf, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/emerycophoto/5888456586/