Descubre al jefe de los super héroes

Hablamos con Kevin Feige, el principal dirigente de Marvel, con motivo del estreno de 'Captain America: The Winter Soldier'
Descubre al jefe de los super héroes
Chris Evans (en el papel del súper héroe, ya integrado en la sociedad del siglo XXI)
Foto: Suministrada

No parece que nada o nadie vaya a detener a Marvel y a la sucesión incansable de adaptaciones al cine de sus súper héroes de cómic. Esta semana llega a las salas Captain America: The Winter Soldier, la secuela de Captain America: The First Avenger (2011), un mes antes de que lo haga The Amazing Spider-Man 2 y antes de que este verano hagan acto de presencia dos filmes más: X-Men: Days of Future Past y Guardians of the Galaxy.

Todo ello al tiempo que Marvel ya tiene en producción —o pre-producción— Avengers: Age of Ultron, secuela de The Avengers (su filme de más éxito, con $1,518 millones de recaudación en todo el mundo), Ant-Man y continuaciones de Wolverine, Fantastic Four y más X-Men, Captain America y Spider-Man. Todo ello sin contar la serie de televisión Agents of S.H.I.E.L.D.

Detrás de tan ferviente estrategia se encuentra un hombre, Kevin Feige, desde 2007 el presidente de Marvel Studios, hoy una división de Walt Disney Company. A sus 40 años, Feige —nacido en Boston— lidera una de las empresas más rentables de la industria y el reciente estreno de Captain America: Winter Soldier en 32 territorios foráneos, el pasado fin de semana, donde sumó $75.2 millones (frente a los $40 millones de la primera parte), sólo hacen augurar que su exitosa condición no tiene las de cambiar.

Hablamos con Feige —quien lucía su inseparable gorra de beisbol— durante la promoción de la cinta protagonizada por Chris Evans (en el papel del súper héroe, ya integrado en la sociedad del siglo XXI), Scarlett Johansson (como Black Widow), Robert Redford (dando vida a Alexander Pierce, uno de los dirigentes de S.H.I.E.L.D., la agencia de espionaje que engloba a los Vengadores o Avengers) y, por supuesto, Samuel L. Jackson (repitiendo su personaje de Nick Fury, líder de la unidad de súper héroes).

“El secreto es el equipo. Tenemos un increíble grupo de ejecutivos y productores en nuestro estudio que saben lo que están haciendo, como [la ejecutiva argentina] Victoria Alonso, que ha trabajado en todos nuestros filmes. Todos llevamos trabajando juntos durante siete o más años, y yo mismo llevo en la compañía 14.

Es la colaboración: nos podemos pelear entre nosotros, pero siempre con la intención de hacerlo todo mejor. Una vez encontramos la estructura de la película, contratamos a guionistas y directores con la intención de formalizar esa visión y mejorarla… Cuando un grupo de personas creativas se juntan, dejan a sus egos de lado y sólo les importa el producto final, es cuando todo funciona. No sé si es una rareza, pero sí es como nosotros trabajamos”.

Marvel se caracteriza por contratar a directores con relativa experiencia, como en el caso de los hermanos Anthony y Joe Russo, realizadores de Captain America: The Winter Soldier, cuya experiencia previa era principalmente en series de televisión como Arrested Development y Community. “Cuando empecé [en Marvel los estudios] Fox eligió a Bryan Singer para dirigir X-Men, que no había hecho cine espectacular.

Lo mismo con Sam Raimi [Spider-Man], Jon Favreau [Iron Man] o Joss Whedon [The Avenger]. Eso mismo sucedió con Joe y Anthony [Russo]. Sus nombres aparecieron frente a mí en proyectos originales, como Arrested Development o Community, que me encanta. Por eso nos sentamos con ellos y nos sorprendieron con sus increíbles ideas [para The Winter Soldier]”.

Captain America: The Winter Soldier se aparta de la moda contemporánea del cine de súper héroes —con excesivo uso de efectos visuales—, apostando por el “thriller” político de los años 70 y el cine de acción más “realista” de los 80. “Eso llegó con la idea de poner a Captain America en una posición donde no podía fiarse de nadie, no podía encontrar a nadie que lo ayudara. Es una película de acción asentada en la Tierra: Captain America no vuela, no viaja a otros planetas. Captain America es un espécimen casi perfecto de la raza humana. Puede hacer un 25% más que el resto de humanos. Y lo que hacemos es inyectar ese porcentaje en las persecuciones, las peleas…”.

El seguimiento de los aficionados al mundo de Marvel roza la obsesión. “Todo depende de las películas. Si no les gustara, no tendríamos este éxito. Lo mismo que los cómics. Tratamos de que las películas funcionen a dos niveles: para esos fans que lo saben todo [sobre los personajes] y para aquellos [espectadores] que no conocen nada”.

Los estudios Disney compraron Marvel en 2009 por $4,000 millones. “Mucho antes de que Disney nos comprara, siempre estuve obsesionado por sus parques de atracciones y por Walt Disney y su genio creativo.

Muchos de los términos que usó con sus empleados, los empezamos a usar en Marvel desde el principio, como el mejorar cualquier idea que creemos que ya es buena, o sentarnos alrededor de una mesa e imaginarnos la idea más increíble y estrafalaria… y hacerla realidad, como creer que después de Iron Man, Thor y Captain America: The First Avenger podríamos hacer The Avengers… Todo lo que hemos hecho viene de nuestro amor de las cosas increíbles que Walt hizo en su época.

Cuando, por sorpresa —al menos para nosotros—, Disney nos compró, nos encontramos con un equipo de distribución y promoción increíble. No es una casualidad que las tres primeras películas de Marvel distribuidas por Disney hayan sido las de más éxito en nuestra compañía”.

“Tenemos una idea general de las películas que haremos durante los próximos siete a diez años. Pero estamos abiertos a la opción de cambiar el plan si una idea mejor aparece. Nos ajustamos a esa posibilidad, pero es divertido tener esa opción de ajustarse a nuevos proyectos”.