Jornaleros suplican a concejales de Los Ángeles

El subsidio para los centros de jornaleros cesó a partir de este mes.
Jornaleros suplican a concejales de Los Ángeles
Decenas de jornaleros llegaron al ayuntamiento de la ciudad a pedirle a los concejales que no les quiten los fondos a los centros.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Jornaleros de distintos rumbos de la ciudad inundaron la sala del Ayuntamiento para suplicar a los concejales que no permitan que continúe el cierre de sus centros ya que es su única esperanza para encontrar un trabajo.

Al menos uno de los siete centros para jornaleros que tiene la ciudad ya cerró. El de las calles Main y 18 en el centro, es el primero en dejar de operar.

El subsidio para los centros de jornaleros cesó a partir de este mes, a raíz de que el Departamento Federal de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD por sus siglas en inglés) informó a la Ciudad que ciertos programas como el de ancianos, jornaleros y SIDA/VIH ya no podrían ser financiados para el ciclo fiscal 14-15. El HUD asigna recursos federales a la Ciudad para apoyar su desarrollo económico pero el gobierno municipal tenía libertad para dedicar cierto porcentaje a necesidades tales como los centros para jornaleros, programas para ancianos y SIDA/VIH.

Martha Arévalo, directora de CARECEN dijo que a ellos la Ciudad les daba $108 mil al año para mantener su centro de jornaleros, pero para los restantes seis, les entregaba entre $115 mil y $120 a cada uno. “Cada año nos había estado recortando pero ahora ya no nos quieren dar nada”, dice.

Vicente P. Ramirez vino de Wisconsin a Los Ángeles hace tres meses. Y desde entonces ha sobrevivido gracias al trabajo que consigue en el Centro de Jornaleros de las calles Main y 18 en el centro, que el lunes amaneció cerrado.

Era un lugar donde se conseguía trabajo digno“, aseguró. “Ahí llegaban los empleadores buscando electricistas, ‘rooferos’, gente para la construcción y limpieza. Yo tenía trabajo por seguro, dos o cuatro días a la semana. Me ganaba entre $400 y $500”, contó todo desconcertado y sin ocultar su preocupación.

Además, dijo que el centro cerrado, les ofrecía baños, servicios de enfermería para atenderlos si se sentían mal, así como comida donada por restaurantes, les enseñaban inglés y les daban entrenamiento en otros oficios.

David Gómez quien también llegó al Ayuntamiento a rogar a los concejales para que no les quiten el subsidio federal dijo que lleva 20 años trabajando como jornalero, y un posible cierre de su centro en Cypress Park será un duro golpe. “Tengo una hija en la universidad, y otra en la secundaria”, explicó.

Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros dijo que el subsidio federal que reciben a través de la Ciudad se utiliza para pagar la renta y el personal que normalmente son una o dos personas por centro.

“Miles son los trabajadores que se benefician cada año con las contrataciones que se hacen en estos centros”, dijo Alvarado por lo que hizo un llamado a los concejales para que no los dejen cerrar. “ Los Ángeles ha sido ejemplo nacional y queremos seguirlo siendo, pero sin su apoyo no podremos mantenerlos abiertos por mucho tiempo”, indicó.

Antonio del Cid y Alfredo Vidal acuden a diario en busca de empleo al centro para jornaleros de CARECEN que está en Wilshire y Union. “Nuestros temores es que si el centro se cierra, vamos a tener problemas con los negocios de alrededor porque no les gusta que estemos afuera en la calle”, coinciden.

Lo que es peor, temen que la policía se involucre y los arresten o los multen como ya les ha pasado cuando buscan trabajo en las esquinas.

El concejal Gil Cedillo dijo que se opone 100% a los recortes porque sabe mejor que nadie de su importancia. “Desafortunadamente, los federales cortaron los fondos pero hoy vamos a tener una reunión a la 1 p.m. en el Comité de Vivienda para decidir qué vamos a hacer”, comentó.

La Oficina del alcalde Eric Garcetti se abstuvo de comentar sobre el tema, pese a que un grupo de jornaleros y sus líderes se reunieron con él.