Concejo de LA salva temporalmente centros para jornaleros

Miembros del concejo presentaron una moción de emergencia para evitar el cierre de los centros y otros programas públicos.
Concejo de LA salva temporalmente centros para jornaleros
Decenas de jornaleros fueron esta semana al ayuntamiento a pedirle a los concejales que evitaran el cierre de sus centros laborales.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Al menos por los siguientes tres meses, los centros para jornaleros, programas de prevención del SIDA y VIH, de violencia doméstica, para desamparados y para jóvenes se salvaron de los recortes federales que entraron en vigor este mes.

Los únicos que quedaron fuera son los programas para adultos mayores, los cuales ayudan a reducir las hospitalizaciones y visitas innecesarias al doctor. El monto anual que la Ciudad les asignaba era por $900 mil a través de los centros para personas de la tercera edad.

El presidente del Concejo, Herb Wesson, y el concejal Gil Cedillo presentaron una moción de emergencia que toma $2 millones de la Reserva para Incertidumbres Económicas de la Ciudad para continuar con el subsidio que se entregaba a estos programas.

“Todos los concejales estamos apoyando esta moción, y la vamos a votar a favor el próximo martes”, dijo el concejal Cedillo, coautor de la medida.

“La lucha siguiente es ver cómo le vamos hacer para que se incluya este financiamiento en el fondo general del presupuesto 2014-15 porque se trata de programas que proveen servicios públicos cruciales a los residentes de Los Ángeles”, dijo Cedillo.

El subsidio para los centros de jornaleros, programas de prevención de sida, desamparados, refugios para violencia doméstica, jóvenes, embellecimiento de la comunidad y otros, cesó este mes luego de que el Departamento Federal de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD por sus siglas en inglés) informó a la Ciudad que ya no los financiarían.

El HUD dedica recursos a la Ciudad para impulsar el desarrollo económico principalmente la creación de empleos.

Pero les daba la autoridad para utilizar el 15% a otros programas. Lo que sucedió es que la Ciudad se estaba excediendo hasta 30% en estas asignaciones, por lo que el HUD les notificó que ya no podían financiar estos programas porque no estaban cumpliendo con las regulaciones federales.

“Estos fondos son para promover el desarrollo económico pero es una cuestión de entender, que se necesita apoyar ciertos programas que ayudan a los Angelinos a prepararse para estar listos para un empleo”, explicó Cedillo.

Por lo pronto, con la moción presentada, la Ciudad evitará el cierre de más centros para jornaleros. Uno de ellos que está en el centro de la ciudad ya había cerrado esta semana.

A Martha Arévalo, directora de CARECEN, una organización que maneja un centro para jornaleros, le tomó por sorpresa que la Ciudad presentara una moción para salvarlos. “Es una buena noticia pero nos gustaría tener una solución permanente porque es muy difícil planear cuando se vive con la incertidumbre permanente”, comentó.

Joe Montes, de la organización Bienestar, dijo que los fondos que reciben de la Ciudad para sus programas de prevención de SIDA/VIH e intercambio de jeringas usadas por limpias han podido evitar la ampliación de estos males.

“Sin estos fondos, en tres meses, se hubieran dejado de hacer 7,500 exámenes para detectar el SIDA/VIH; y dejado de intercambiar 300,000 jeringas en toda la Ciudad”, dijo Montes.

La Ciudad ha destinado en la medida emergente $187,500 para que se mantengan abiertos sus siete centros de jornaleros. Otros programas que recibirán financiamiento son las becas universitarias, empleos y oportunidades para jóvenes, limpieza, actividades para el verano, prevención de sida y refugios de violencia doméstica. La oficina del concejal Cedillo no explicó por qué los programas para ancianos no se incluyeron.