Donaciones sin límite

Fallo de la Corte Suprema elimina restricciones al inicio de campaña
Donaciones sin límite
El senador demócrata de Nueva York, Chuck Schumer, ha sido uno de los más críticos oponentes al fallo de ayer de la Corte Suprema.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.— La Corte Suprema eliminó con su fallo de ayer los límites a las donaciones políticas, en detrimento del apoyo popular a esas restricciones y de la floreciente voz de los votantes latinos, según expertos.

El fallo 5-4, emitido por la mayoría de tendencia conservadora en la máxima corte, se produce en plena campaña para los comicios legislativos de noviembre próximo.

Para efectos prácticos, el fallo favorece a aquellos donantes que, con gruesa chequera a mano, podrán continuar aportando dinero e influencia a las campañas políticas.

El fallo elimina el límite de 48,600 dólares en donaciones individuales cada dos años para los candidatos federales, y el límite de donaciones agregadas de 74,600 dólares para comités políticos.

Varios expertos coincidieron en que el fallo podría desalentar la incipiente voz del electorado latino, que a trompicones viene aumentando su participación política.

“El problema no es de dónde viene el dinero, aunque los conservadores suelen dar más donaciones a sus causas y candidatos, sino la idea de que unos cuántos pocos determinen las agendas políticas”, dijo Brendan Fischer, principal abogado del progresista Centro para Medios y Democracia.

“Los ricos ahora podrán donar directamente 2.6 millones de dólares a candidatos y partidos en un solo ciclo electoral. Acá salen perdiendo los ciudadanos de a pie, que no pueden costearse grandes donaciones…. Los votantes promedio, incluyendo la mayoría de hispanos, no tendrán ese tipo de influencia”, dijo.

Jeremy Learning, un vicepresidente del grupo American Constitution Society for Law & Policy, señaló que el fallo “ayudará a candidatos respaldados por los más ricos”, aunque dio cabida a la posibilidad de que esto beneficie a candidatos latinos alineados con los conservadores.

“Todo es posible, pero este fallo da más poder a los que no lo necesitan”, observó.

El fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman, dijo estar “decepcionado” con el fallo porque, a su juicio, representa una erosión de las leyes de financiamiento de campañas políticas que garantizan la representación equitativa.

El fallo facilitará la “influencia corruptora de las contribuciones ilimitadas” y mermará la confianza de los votantes de a pie de que sus voces cuentan, afirmó.

Dentro y fuera del Congreso, los legisladores demócratas y grupos afines también advirtieron del peligro del fallo para la democracia.

Los pocos partidarios del fallo, todos conservadores, creen que las donaciones son sinónimo de la libertad de expresión, consagrada en la Constitución.

“Todos ustedes tienen la libertad de escribir lo que quieran, los donantes deben tener la libertad de dar lo que quieran dar”, dijo a los periodistas el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, tras una reunión con su bancada.

Según encuestas de opinión en los últimos años, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses cree que sí debe haber un límite. Una encuesta de la empresa Gallup de junio pasado, por ejemplo, mostró que ocho de cada diez estadounidenses apoyan limitar los fondos políticos de los candidatos al Congreso.

En 2010, el Tribunal Supremo también provocó la ira de grupos progresistas cuando eliminó los límites a las donaciones independientes de corporaciones y sindicatos.

Solo hay dos escenarios posibles para revertir un fallo del Tribunal Supremo: mediante la reconfiguración de la corte cuando se jubile alguno de los nueve magistrados, o con una enmienda constitucional.

Ninguna de las opciones tendría posibilidad antes de la contienda presidencial de 2016.