El Gobierno enviará policías al fútbol si los clubes endurecen el código disciplinario

El Gobierno uruguayo dijo hoy que enviará policías a todas las canchas de fútbol si los clubes aprueban un endurecimiento de las medidas de seguridad en los campos y una reforma del código disciplinario que incluye la quita de puntos para equipos con hinchas violentos, lo que prometieron hacer.
El Gobierno enviará policías al fútbol si los clubes endurecen el código disciplinario
El subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez (c), asiste a una reunión con dirigentes del fútbol en la Torre Ejecutiva de Montevideo (Uruguay). EFE

Montevideo, 1 abr (EFE).- El Gobierno uruguayo dijo hoy que enviará policías a todas las canchas de fútbol si los clubes aprueban un endurecimiento de las medidas de seguridad en los campos y una reforma del código disciplinario que incluye la quita de puntos para equipos con hinchas violentos, lo que prometieron hacer.

Ese fue el resultado de una reunión de alto nivel en la Torre Ejecutiva entre el presidente uruguayo, José Mujica, y altos funcionarios del Gobierno con los presidentes de todos los clubes de la primera división, una medida que aparentemente zanjó parte de la crisis abierta en el fútbol uruguayo que ponía en peligro la disputa del torneo.

El secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, anunció que Mujica mantendrá las medidas impuestas el pasado jueves de retirar la policía de los principales estadios de Uruguay hasta que los clubes voten un código disciplinario recomendado por la FIFA que incluye la quita de puntos para los equipos cuyos hinchas causen disturbios, iniciativa que éstos se comprometieron a aprobar el próximo jueves.

“Se decidió que los clubes votaran esta semana el código disciplinario recomendado por FIFA. Luego que se vote, el presidente levantará las medidas y podrá haber fútbol de forma normal”, dijo Guerrero.

Además, los clubes se comprometieron a invertir en la compra de cámaras para identificar a los violentos en los estadios mientras que el Gobierno indicó que trabajará con el Parlamento para modificar la ley de derecho de admisión para regular mejor las entradas a los campos de deportivos.

De cumplirse las condiciones, quedaría así zanjada parte de la crisis que impidió el pasado fin de semana la disputa completa de la jornada liguera después de que el sindicato de futbolistas se negara a jugar en los estadios sin custodia policial.

Aún queda abierta, sin embargo, la crisis de liderazgo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) tras la dimisión en bloque el lunes de su Consejo Ejecutivo, encabezado por Sebastián Bauzá, y que tiñó con problemas de gestión interna y pugnas entre diversos clubes el debate sobre la seguridad en los campos de fútbol.

Mujica dijo que retiraba la custodia policial de los estadios de los dos principales clubes del país, Nacional (el Parque Central) y Peñarol (el Estadio Centenario) por los recurrentes incidentes violentos registrados en los últimos años en esos recintos futbolísticos.

El último de esos incidentes ocurrió en el partido entre Nacional y el Newell’s Old Boys argentino correspondiente al grupo 6 de la Copa Libertadores, la semana pasada.

Los enfrentamientos al final de ese encuentro dejaron un saldo de 40 hinchas detenidos y 13 policías heridos.

Tras el sorpresivo anuncio presidencial, Mujica se reunió el viernes con Bauzá y los dirigentes de Peñarol y Nacional, con los que llegó a un acuerdo para que se disputara la jornada del Torneo Clausura del fin de semana con la condición de que la policía solo custodiara los accesos y las zonas próximas a los estadios.

Varios equipos, entre ellos Nacional, jugaron sus encuentros correspondientes sin incidentes, pero Peñarol suspendió su encuentro ante Miramar Misiones por problemas de seguridad, lo que recrudeció la crisis y terminó por provocar la dimisión de Bauzá.

Alrededor de la web