Peligran algunos centros Head Start

Habría una investigación del por qué cerrarían los programas en el Sur de LA
Peligran algunos centros Head Start
El centro preescolar Kedren Start State en Watts, que dirige, Tabatha Gilmore, es uno de los 33 programas 'Head Start' en peligro de cerrar para el 30 de junio.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Josie Calderón está preocupada. La madre tiene niños inscritos en los centros Kedren Head-Start, que cerrarían para junio luego que la agencia que supervisa estos programas infantiles, no renovara el contrato de la agencia.

Head Start es un programa federal que promueve la preparación para la escuela de niños de 0 a 5 años en familias de bajos recursos.

“Afectará profundamente nuestra comunidad. Casi la mitad de los 727 niños que actualmente están inscritos en los centros de Watts y Sur Los Ángeles se quedarían sin servicio”, subrayó Josie Calderón, presidente del consejo de padres de los centros Kedren.

“Se están aprovechando, porque somos comunidades pobres y en el caso de los latinos, mayormente familias inmigrantes indocumentadas”, alegó Calderón sobre los motivos del cierre.

Una presunta discriminación contra familias latinas y afroamericanas del Sur de Los Ángeles es lo que también alega la congresista Maxine Waters como el motivo del posible cierre de estos centros.

La congresista ha pedido se abra una investigación federal a la Oficina de Educación del condado de Los Ángeles (LACOE), por supuesto “abuso de poder” al cancelar el contrato sin “la participación de los padres y de la comunidad”.

“La misión de LACOE debería ser ayudar a los centros a mantenerse en cumplimiento, no cerrarlos”, opina Waters.

Según la representante del distrito 43 cada vez que LACOE toma una decisión drástica de cerrar un centro en una área económicamente en desventaja, “se pierden trabajos y menos niños tienen acceso a una educación temprana de calidad”.

LACOE por su parte ha dicho que la razón de no seguir el contrato con los centros Kedren, es porque han incurrido en 700 violaciones en los últimos dos años .

Estas incluyen el no cumplir con los códigos de inspección, inconsistencias en la matriculación y deficiencias de seguridad, como dejar la puertas sin seguro.

“De darse la investigación, tenemos la intención de cooperar totalmente con esta. Tenemos la confianza de haber seguido los procedimientos necesarios para proteger la calidad e integridad de los programas de Head Start que supervisamos”, declaró LACOE en un comunicado.

Sin embargo, Kedren afirma que estaban trabajando en corregir dichas fallas, cuando LACOE los forzó a terminar el contrato el próximo 30 de junio.

?>