Toda una vida al cuidado de la salud mental

Toda una vida  al cuidado de la salud mental
Foto: Especial para La Opinión - Israel Anquiano

Desde temprana edad, Silvia Esqueda se interesó por la psicoterapia. “Quería ayudar a las familias latinas, donde veía muchos problemas por ser migrantes o por la relación que construyen con la familia, y a la mía propia”, explica la terapista, que lleva dos décadas entrenando a mujeres en asuntos de salud.

Su padre “gran trabajador y muy buen hombre”, subraya, “tomaba mucho”. Por eso quiso aprender cómo el alcoholismo afecta a las familias. El siempre le dijo —como al resto de sus hermanos; se crió con once— que tenían que aprovechar las oportunidades para estudiar.

“La educación me dio las llaves para trabajar en lo que me gusta y tener confianza en mis misma”, reflexiona Esqueda, que obtuvo su graduado en Consejería de Rehabilitación por la UCLA y la maestría en terapia familiar.

Tras un primer trabajo con jóvenes con problemas, empezó a reclutar promotoras para capacitarlas como líderes. “Ellas aprendían sobre salud y compartían los conocimientos entre familiares y comadres”, señala.

Poco a poco fue incluyendo los temas que la interesaban y que “a veces lo latinos no hablamos de ellos como la violencia doméstica, el abuso de menores, las drogas”.

Desde 1994 que empezó el programa, centenares de mujeres han pasado por el entrenamiento. Una de las cosas que más satisface a Esqueda es que todavía hoy muchas escriben para ponerle al día de su transformación.

“Pienso que he contribuido, aunque haya sido con un granito de arena escuchándolas en los talleres, a que sus vidas hayan dado un giro”.

Esqueda espera continuar desempeñando este trabajo y el que realiza en el programa nacional Abriendo puertas, que entrena a maestros y padres para la educación de los niños.

Ahora que también confía en dar forma a su sueño. “Me gustaría escribir libros de superación personal para mujeres que han pasado por traumas, cómo superarlos y vivir una vida plena”.

?>