¡Pita en la Liguilla!

La Máquina gana el Clásico a las Águilas y se consolida líder del torneo
¡Pita en la Liguilla!
Julio César Domínguez (izq.) celebra el segundo tanto cruzazulino tras vencer a Moisés Muñoz en el Azteca.
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO, D.F.— Cruz Azul se convirtió ayer en el primer clasificado a la Liguilla.

Paladeando la victoria en el Clásico ante América por 2-1, los Cementeros llegaron a 32 puntos, con los que también se afianzó como líder general.

Luego de una demostración de un futbol efectivo con buenos desdobles, los pupilos de Luis Fernando Tena aprovecharon las fallas de la zaga de las Águilas para inclinar la balanza a su favor.

Mauro Formica fue el primero en anotar al 18′, tras un pase de Alejandro Castro, poniendo el esférico a segundo palo, inalcanzable para Moisés Muñoz.

Lejos estuvo el América de ser aquel equipo que goleó sin piedad a unas juveniles Chivas, pues ayer el Cruz Azul fue quien le dio un baile en el primer tiempo.

El cuadro de Antonio Mohamed no tuvo los argumentos para reaccionar tras el gol y luego de verse superados en la posesión de balón, nuevamente las desconcentración se apoderó del zaguero Pablo Aguilar, que abrió el camino del segundo tanto.

Julio “Cata” Domínguez clavó el 2-0, tras meterle la cabeza a un centro de Rogelio Chávez, con el que terminó por vencer a Muñoz.

Para el complemento se fue Pablo Aguilar, los azulcrema jugaron con línea de 4 y mejoraron en los avances ofensivos, aunque sin poder encontrar la contundencia.

Por momentos metieron a Cruz Azul en su cancha, sólo que la indisciplina les cobró una factura muy alta; primero perdieron a Andrés Ríos al 74′, por doble amonestación, cuando apenas llevaba 7 minutos en la cancha y en la recta final, cuando mejor jugaban, Rubens Sambueza, al 92′, dejó al equipo con 9 hombres.

Raúl Jiménez sacó la casta para hacer en tanto del honor al 85′, con un gol de excelente técnica individual, que si bien le inyectó fortaleza a su equipo para buscar el empate no fue suficiente para que el resto de los delanteros se pusieran las pilas.

Incluso Moisés Muñoz se fue al frente al igual que lo hizo en la final, en los últimos minutos de juego, buscando otro remate que al menos pudiera darles el empate.

América sumó su cuarta derrota en casa y su quinto partido sin ganar, dejando a Mohamed con muchas reflexiones a tres semanas de que finalice el torneo.

Mientras que La Máquina tendrá que sacar el resto para enfrentar la vuelta de la Concachampios, con Mariano Pavone en duda por contractura en el gemelo de la pierna izquierda.