Autogoles que no se olvidan aún con el tiempo (videos)

Los grandes goles viven en la memoria de los jugadores y aficionados toda la vida, pero hay también autogoles que siempre serán recordados, especialmente por aquellos que tuvieron la mala fortuna de anotar en propia meta
Autogoles que no se olvidan aún con el tiempo (videos)
Efraín Cortés se lamenta tras el autogol anotado que selló el triunfo del Guadalajara 1-3 en casa de los Tuzos.
Foto: Getty

El colombiano Efraín Cortés (Pachuca) realizó el pasado fin de semana una hazaña a su pesar. Y es que el morenazo marcó en propia meta el 1-3 frente a Chivas que más allá de afear aún más el marcador para los suyos en la agonía del juego, le permitió hilar dos jornadas anotando autogoles, algo que nunca antes había sucedido en la era de los torneos cortos. A propósito de ello, venga este recuerdo simpático –seguramente no para ellos- en 10 cápsulas de algunas historias de autogoles que viven en la memoria a pesar de que sus autores pidan olvido.

En la historia de las Copas del Mundo se han registrado 36 autogoles, y el primero de ellos fue inscrito por un mexicano. Manuel “Chaquetas” Rosas pasó a la historia el 16 de julio de 1930 al meter el balón en la meta mexicana en duelo frente a Chile en Montevideo. Sólo dos mexicanos más se apuntaron desde entonces en esa nómina, Raúl Cárdenas, en Suiza 1954, ante Francia y Javier “Kalimán” Guzmán en México 1970 frente a Italia.

Le pagaban por evitar goles y lo hizo a montones. El guardameta argentino Miguel Marín sigue vigente en la memoria de los buenos fanáticos al futbol a pesar de que lleva años de haber fallecido, gracias a sus impresionantes atributos como atajador que le valen ser reconocido como el mejor portero extranjero que ha jugado en México. El famoso “Superman”, como fue apodado por el cronista Ángel Fernández, fue tan grande que hasta se atrevió a fallar así, a lo grande.

La postal del 23 de mayo de 1976 sigue vigente, a pesar de que la jugada no fue bien captada por la TV. Marín hizo el autogol más increíble cuando estaba por despejar con sus fuertes brazos y al arrepentirse, pues su intención fue adivinada por un adversario, terminó sin querer impulsando el balón hacia su propia portería. Un autogol de auténtica leyenda.

El defensa mexico-estadounidense Martín Vásquez no tuvo una carrera demasiado extensa en el futbol mexicano, pero protagonizó un hecho peculiar el 25 de noviembre de 1990, cuando vivió una de esas jornadas que resultan difíciles de olvidar.

Ese domingo, Vásquez marcó a los minutos 10’ y 41’, pero en ambas ocasiones en su propia portería y así a su nombre se fabricó la diferencia con la que el América venció 3-1 a su equipo, la Universidad de Guadalajara, en el Estadio Azteca. En ese mismo torneo Vásquez volvería a anotar en propia meta, siendo el primer jugador en sumar tres autogoles en un mismo torneo.

Para las nuevas generaciones Ricardo Ferretti es un iracundo e intocable entrenador que hace y deshace a su antojo. Muchos no lo vieron jugar y no recuerdan tal vez que el brasileño fue un notable goleador con un poderosísimo disparo de media y larga distancia.

Y merece un sitio en este recuento por lo sucedido el 20 de mayo de 1984. Con el uniforme de los Pumas, Ferretti cerraba en Neza jugando el torneo de Liga 1983-84 en el que necesitaba tres tantos para empatar al argentino Norberto Outes en la lista de los máximos goleadores.

“Tuca” cumplió esa tarde con aquel requisito, pero no pudo proclamarse monarca anotador. Y es que si bien hizo tres goles, uno de ellos lamentablemente se lo hizo a su propio arquero, Olaf Heredia, por lo que se quedó en el olvidado segundo sitio con 27 pepinos por 28 que acreditó Outes, quien fue aquella campaña el rey del gol solitario.

El entrenador argentino Ángel Cappa tuvo un paso muy poco afortunado por el futbol mexicano, y no sólo porque el Atlante no haya podido trascender bajo su tutela en los dos torneos cortos de 1999, sino porque efectivamente “la fortuna” le fue adversa como a pocos.

Prueba de ello es que el 24 de enero de ese año, en su segundo partido oficial, “sus” Potros cayeron 2-3 con el Morelia pese a haber anotado cuatro de los cinco goles de la tarde, y es que dos de sus jugadores introdujeron la pelota en su propia meta, Jesús Estrada a los 42’ y Ramírez Perales a los 75’.

Una semana más tarde, el mismo Jesús Estrada, repitió el infortunio al marcar en su propia portería y ayudar a Toros Neza a rescatar un empate (3-3) con el Atlante y no sería el último gol en propia meta para el equipo azulgrana que por conducto de Víctor Saavedra en la fecha 9 ante Celaya y de José Luis Navarrete que en la jornada 10 frente al León, le agregaría más sal a la herida. En ese Verano 1999 Atlante acumuló la cifra récord –para un torneo corto- de cinco autogoles y Cappa tuvo entonces la certeza de que el azar no estaba de su lado.

El 17 de agosto de 2007, Los Tecos de la UAG perdieron 0-3 con el Atlante en el Estadio Tres de marzo y uno de los goles lo hizo en su propia meta el defensa y patrón Juan Carlos Leaño, quien no dudó esa noche en cesar a su entonces entrenador, el argentino Darío Franco.

En ese mismo Apertura 2007 el influyente central volvería a quedar en actas como goleador del equipo contrario, en el duelo de la fecha 17 ante Veracruz, en el que los zapopanos cayeron por 2-3 en lo que fue el último partido del veterano y connotado estratega César Luis Menotti al mando de los Tecos. “El Cheto” anotó un total de cinco autogoles en su carrera.

Aunque numéricamente los goles –y los autogoles- valen lo mismo, hay algunos que generan más sentimientos que otros. Eso lo sabe bien Darío Verón, quien el 2 de agosto de 2009 convirtió uno de esos autogoles más absurdos, y no se le ocurrió mejor momento que hacerlo cuando Pumas y Cruz Azul empataban sin goles.

Un largo balón que no llevaba nada, y llegó flojo a dominios del zaguero fue cabeceado con fuerza hacia su propio arco esperando conectar a su compañero Sergio Bernal, que en lugar de estar cerca de su línea de meta había salido de más. Esa grosera falta de comunicación acabó convertida en el 0-1 que hundió aquel domingo a los Pumas de Ferretti, que no se repusieron del error y cayeron por 0-3 ante uno de esos rivales contra los que más duele perder.

Marcar dos autogoles en un mismo torneo no es algo que ocurra muy a menudo y el colmo de la mala suerte fue la del defensa de los Pumas Marco Antonio Palacios, al que se le acreditaron tres autogoles en el Apertura 2012, y en realidad sólo anotó dos de ellos. El problema fue que en la fecha 1, ante Atlas, el árbitro Miguel Ángel Ortega lo confundió con su hermano Alejandro, que fue efectivamente el que acabó impulsando sin querer el balón hacia su propio marco, y así Palacios ingresó injustamente en la historia negra, al marcar tres goles en meta propia; ya que oficialmente marcó en su propia meta contra Atlas en la fecha 1, Tigres en la 14 y Atlante en la 17.

Lo sucedido el 26 de mayo de 2013 en aquella noche extraña en la que América le arrebató agónica e inexplicablemente el cetro del Clausura 2013 al Cruz Azul entra en esta nómina a pesar de que el juez del partido, Marco Antonio Rodríguez, evitó la crueldad de otorgarle a Alejandro Castro, el hombre que acabó introduciendo el balón hacia su propio marco, aquel gol que mandó la Final a penales, tras el cabezazo de Moisés Muñoz.

Durante unas horas el acta del juego, al menos la que se subió al sitio oficial de la FMF, había colocado a Castro como el autor del terrible autogol pero mágicamente después se prefirió darle la gloria al guardameta americanista, cuyo remate –las repeticiones siguen sin definirlo- no se sabe sí en efecto tenía dirección de gol.

En este Torneo Clausura 2014 se han registrado en la Liga MX cinco autogoles en los 126 partidos hasta la fecha disputados. Sólo se habían registrado dos en las primeras 11 fechas, ambos de jugadores nacidos en México. El primero lo hizo Israel Castro en su debut como jugador de las Chivas ante el Santos Laguna, en la fecha 1 y el segundo lo marcó Luis Robles, con Chiapas, ante Puebla en el Cuauhtémoc en la jornada 4.

Luego, de siete jornadas seguidas sin goles en propia meta, el infortunio volvió a habitar una cédula arbitral en la jornada 12 cuando el defensa Darío Verón, nacido en Paraguay pero naturalizado mexicano, definió el duelo en el que Rayados le ganó 2-1 a los Pumas en Ciudad Universitaria. Y en las jornadas 13 y 14 la mala suerte acompañó al defensa colombiano Efraín Cortés, quien desvió el VOIT a su meta ante Veracruz en el puerto jarocho y contra Chivas en el Hidalgo; ambos autogoles perjudicaron a un Pachuca que perdió ambos juegos por idéntico 1-3.

Alrededor de la web