Quejas por falta de explicación del ‘Common Core’ de LAUSD

Padres todavía desconocen mucho de los nuevos estándares escolares.
Quejas por falta de explicación del  ‘Common Core’ de LAUSD
Noches Familiares de 'Common Core' Matemáticas en Burke Middle School de Pico Rivera.
Foto: La Opinión - Esmeralda Fabián-Romero

Padres latinos opinan que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), el más grande en California, no ha hecho lo suficiente para explicar los nuevos estándares escolares comunes (Common Core) a la comunidad.

A muchos les preocupa que esto les impida ayudar a sus hijos a tener éxito dado los nuevos y más rigurosos estándares de educación.

“No recuerdo la última vez que recibí nada sobre Common Core”, dijo Verónica Gracia, cuya hija cursa el grado 10 en la preparatoria Van Nuys, con vasta mayoría de estudiantes latinos. Ella dice que ha oído hablar de los estándares comunes, pero no entiende lo que es o cómo eso afectará la educación de su hija.

El Common Core (CCSS) está diseñado para desarrollar habilidades de solución de problemas y proporcionar a los estudiantes una comprensión más profunda de inglés y matemáticas y la forma de aplicarlos en el mundo real. Las nuevas normas CCSS entrarán en vigor en el año escolar 2014-15.

Uno de los cambios que traerá es el énfasis en la lectura de textos informativos y no en los de ficción, incluyendo biografías, autobiografías y libros sobre la ciencia y la historia.

Alrededor del 80% de los estudiantes en el LAUSD son hispanos, y más del 90% de estos son aprendices de inglés. A pesar de tener un presupuesto de $113 millones para la implementación de CCSS, el LAUSD ofrece un limitado número de materiales informativos de Common Core en español.

“Estamos trabajando en la traducción al español del material para tenerlo listo el próximo año escolar”, dijo Rowena Lagrosa, directora ejecutiva de servicios comunitarios y para padres del LAUSD. El Distrito también se prepara para ofrecer talleres de matemáticas para ayudar a los padres a entender cómo la instrucción cambiará con las nuevas normas.

Lagrosa dijo que la información sobre CCSS está disponible en español en el sitio de Internet del LAUSD, pero solo a través de la aplicación de traducción de Google, un sistema que a veces hace las traducciones incomprensibles.

Esto sucede mientras los estudiantes comienzan a tomar la versión piloto del nuevo examen digital alineado con los estándares Common Core, el Smart Balanced Assesment. Oscar Cruz, presidente y director ejecutivo de Families in School (FIS), organización que busca dar apoyo a los padres en la educación de sus hijos, también considera el trabajo del LAUSD “insuficiente” .

“Los estándares comunes cambian la manera en cómo los padres necesitan apoyar la educación de sus hijos”, explicó Cruz. “Por lo tanto, las escuelas tienen que invertir más en informar a los padres de estos importantes cambios en la enseñanza y la forma [que] afectan a la función de los padres”.

Cruz dice que si los padres pueden entender estos cambios, podrán ayudar mejor a sus hijos a elegir la “selección de materiales apropiados… libros que se ocupan de la vida real de las personas”.

California se unió a otros 44 estados y el Distrito de Columbia, cuando adoptó el Common Core en 2010. En mayo de 2013 el gobernador Jerry Brown asigno $ 1,250 millones para apoyar los esfuerzos de implementación.

Los partidarios dicen que las nuevas normas eliminan la estrategia de “enseñar para los exámenes” que dejó la ley No Child Left Behind, poniendo mayor énfasis en el pensamiento y el análisis crítico de los estudiantes. También señalan que estas nuevas normas beneficiarán a estudiantes de minorías, de bajos ingresos y los aprendices de inglés.

“Los traductores del distrito están trabajando en ello”, señaló.

Además reconoció que aunque esto estuviera disponible en Internet, no todas las familias latinas tienen acceso a ellas. Los datos del Censo de los EEUU muestran que los hispanos en todo el país tienen una de las tasas de conectividad más bajas, en un 45 por ciento comparado con el 68 por ciento de los blancos y el 69 por ciento para los asiáticos.

Aun así, tampoco han enviado suficiente documentación o folletos sobre CCSS a casa. Como lo asegura Adelaida Méndez, madre de un alumno en la primaria Western Avenue, en el Sur de Los Ángeles.

Algunos padres sí lo aprueban

En el Distrito Escolar de El Rancho, en Pico Rivera, cerca de 20 millas al este de Los Ángeles, los padres aprueban el cambio.

El aprendizaje con las nuevas normas de instrucción “será más práctico, y más pertinente a las necesidades del mundo real”,dijo Ruth Villaneda con tres hijos matriculados en este distrito.

“Ha hecho un buen trabajo en informarnos e involucrarnos en la nueva enseñanza Common Core”

Ella dice que los padres latinos a veces suelen dejar toda “la responsabilidad” de la educación de sus hijos en manos de las escuelas, sobre todo cuando no se cuenta con un alto nivel académico. Pero destacó la importancia de aprovechar las herramientas que estas brindan.

Villaneda, al igual que decenas de familias de Pico Rivera, han aprovechado los talleres y sesiones de capacitación sobre Common Core que El Rancho ha organizado.

Villaneda añadió que ella se siente “en mejores condiciones para ayudar a mis hijos con sus estudios”.

Tor Ormseth enseña matemáticas en la escuela intermedia Burke, donde el 98 por ciento de los estudiantes son latinos. El ha estado a cargo de dirigir los talleres para padres Noche Familiar de Matemáticas en esta escuela. Esta será la materia con un mayor cambio bajo las nuevas normas.

“Para los padres, acostumbrados a la enseñanza tradicional, Common Core parecerá muy diferente”, dijo Ormseth. “Es mucho más centrado en la resolución de problemas”.

Subrayando la importancia de las matemáticas, Ormseth dijo a los padres en el taller que en la fuerza laboral de hoy, el 80 por ciento de los puestos de trabajo requieren por lo menos tres años de matemáticas de la escuela secundaria, y que con la creciente importancia de los campos relacionados con STEM que es probable que aumente el número.

Tanya Pelayo asistió a un taller y vio como Ormseth demostró un problema de matemáticas usando trozos de papel de distintos colores. Después de menos de una hora, Pelayo dice que su hijo, estudiante de sexto grado en la escuela Burke, entendió rápidamente un concepto que él había luchado por aprender y que ella ya ni recordaba. “Obviamente, esto funciona mejor”, dijo.

“Esta manera visual de enseñar las matemáticas, va ayudar más a los estudiantes aprendices de ingles”, subrayó el director de esta escuela, Elías Vargas. “Para esperar resultados diferentes, hay que hacer las cosas diferentes. Creo que el cambio será positivo”, opinó.

California se unió a otros 44 estados y el Distrito de Columbia cuando adoptó el Common Core en 2010. En mayo de 2013 el gobernador Jerry Brown asignó $1,250 millones para apoyar los esfuerzos de implementación.

This story was produced as part of New America Media’s 2014 Ethnic Media Education Reporting Fellowship, with support from the California Education Policy Fund.